¿Conoce la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial?

Navigation Menu

Cómo dividir un pastel en tres partes

Posted by on Nov 22, 2017 in BLOG | 10 comments

pastel1


Park JH, Francia

Me gustaría compartir con ustedes, los elohistas, algo que me conmovió cuando leí un libro interesante hace un tiempo.

“¿Cómo se puede dividir equitativamente un pastel delicioso para tres personas?”

Esta era la pregunta del libro. Al principio pensé que se podía dividir solo calculando con la vista, y me pareció un poco exagerado hablar sobre métodos para dividir un pastel. Pero había una forma divertida aplicando la psicología.

Para compartir un pastel equitativamente, sin que ninguna parte sea más grande que la otra, alguien debe dividirla exactamente en tres partes, para que cada persona pueda tomar una. La pregunta es quién cortará el pastel. De acuerdo con el escritor, básicamente las personas siempre tienen algo de avaricia, por eso cuando ven objetos, siempre piensan que deben recibir “más” y hacerlo “mejor” que los demás. Como resultado, si uno de ellos divide el pastel para tres personas, lo más probable es que no lo corte en tres partes equitativas.

Entonces, ¿cómo podemos dividir un pastel en tres y compartirlo imparcialmente? Por supuesto, lo ideal sería que las tres personas fueran perfectamente éticas y dividieran el pastel exactamente en tres partes, pero es difícil que esto ocurra a menos que se deshagan de su deseo. Es así como el escritor sugiere que quien corte el pastel se quede con el último pedazo.

Si el que divide el pastel hace diferencia en el tamaño de los pedazos del pastel, el que escoge primero tomaría el pedazo más grande, dejando el pedazo pequeño para él. En conclusión, aunque quisiera comer un poco más, no tendría más opción que cortar el pastel exactamente en tres partes.

Mientras leía el libro, pensé que tenía sentido, pero ese día no pude dejar de pensar en ello toda la noche ya que representaba mi situación espiritual. Si el que corta el pastel no tuviera que tomar el último pedazo como aconseja el libro, cortaría un pedazo más grande que los demás y lo tomaría rápidamente antes que el resto. Sin embargo, si alguien más corta el pastel, él pediría que lo cortara con precisión, diciendo: “Todos debemos tener una porción igual. ¡Córtelo exactamente en tres pedazos iguales!”

Hasta ahora, cada vez que me daban a elegir, siempre consideraba primero mi beneficio. Al mismo tiempo, pedía “imparcialidad” e “igualdad” a los demás a fin de no perder ningún beneficio que pudiera recibir.

El Padre y la Madre celestiales abandonaron su vida para beneficio de sus hijos. Conociendo nuestra naturaleza pecadora y llena de avaricia, Ellos han limpiado nuestros pecados con su constante amor y nos han transformado en ángeles celestiales. Quizá sea por eso que los miembros de Sion se esfuerzan más por hacer que otros hermanos y hermanas reciban más bendiciones, así como la letra del Cántico Nuevo: “¿Cómo lo ayudaré a ser bendecido?”

Aun no puedo quitar la avaricia de mi corazón y a veces solo busco mi porción de bendiciones. Ahora debo deshacerme de ella y llenarme de amor. Sea que tenga la oportunidad de escoger primero o último, si tengo un corazón generoso, estoy seguro de que lograré un amor completo.

“Cuando Abraham concedió lo mejor a su sobrino Lot, recibió más y mejores bendiciones de las que había concedido. Así también si concedemos lo mejor a los hermanos, recibiremos más y mejores bendiciones.” (De la Lección de la Madre)


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

No saben lo que es malo

Posted by on Nov 10, 2017 in FRAGANCIA DE SION | 14 comments

niños1

Hace poco, fui a una escuela preescolar para observar una clase, lo cual es parte de mi carrera de Primera Infancia. Allí, cuidé a niños de cuatro y cinco años.

Mientras observaba la clase durante una semana, noté que los niños pelean mientras juegan, se divierten y a veces actúan encantadoramente. Cuando los veía haciendo algo malo, no los podía regañar con severidad, porque lo hacían sin saber qué es correcto y qué es incorrecto.

Solo los observaba, pensando: “Todavía están aprendiendo. No saben lo que es malo”. Lo mismo debe de ser con el Padre y la Madre celestiales. Cuando nosotros, los hijos inmaduros, cometemos errores en esta tierra, el Padre y la Madre piensan: “Ellos no comprenden que eso es pecado. Todavía están en el proceso de cambio”. La Madre siempre nos dice que ama a los que cometieron graves pecados en el cielo. Ella abraza a todos —sean mayores o niños— como sus hijos a quienes ama y extraña. En verdad agradezco al Padre y a la Madre celestiales por permitirme sentir un poco más su amor a través de esta experiencia.

Todo lo que los hijos hacen, alegra a sus padres. Si sus padres dicen que algo es malo, ellos los escuchan. A mí también me gustaría ser obediente a la palabra de la Madre y hacer felices a mis Padres celestiales.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

Después de conocer la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial

Posted by on Oct 30, 2017 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 18 comments

despues de conocer1


Lee NE,  Corea

Trabajando como manicura, me casé y tuve un hijo adorable. Cuando mi hijo creció, siempre me preocupaba cómo podía ayudarlo a crecer correctamente en este mundo sin corazón. Cuando llegaban los fines de semana, llevaba a mi hijo a muchos eventos diferentes para que pudiera experimentar muchas cosas, e incluso me deshice del televisor porque pensaba que no era bueno para su educación.

Un día, de repente recordé que iba a la iglesia con mi madre cuando era niña. Pensé que la religión ayudaría a que mi hijo creciera como una persona buena.

Aunque tomé la decisión de ir a la iglesia, no fue fácil encontrar una iglesia correcta adonde asistir. Entonces una de mis clientas me dijo que asistía a la Iglesia de Dios, y me preguntó si alguna vez había escuchado sobre Dios Madre. ¿Dios Madre? Entonces me explicó algo que nunca antes había oído ni visto. “¡Bingo!” No había manera de describir mis sentimientos sobre la sorprendente verdad.

Mientras recibía la bendición de convertirme en hija del Padre y la Madre celestiales junto con mi hijo, lágrimas corrieron por mis mejillas. Deseé hacer conocer a mi esposo estas buenas nuevas lo más pronto posible. Máxime, quería que se acercara a la Biblia fácilmente, por lo cual escribí en una hoja de papel algunos versículos que testificaban científicamente que la Biblia es verdadera, y la coloqué en un lugar visible. También rogué a Dios sinceramente que le permitiera la bendición de recibir la promesa de la salvación.

Pero mi esposo escuchó rumores infundados sobre nuestra iglesia y comenzó a preocuparse por mí. Le pedí que fuera y viera con sus propios ojos, entonces me dijo que quería verme rendir culto. El Día de Reposo por la mañana, estaba apresurada alistándome para ir a Sion con mi hijo. Entonces mi esposo me preguntó:

—¿Cómo debo vestirme?

Quedé sorprendida ante sus palabras, pero lo que dijo después del culto fue aún más sorprendente.

—No puedo decir que comprendí todo, pero puedo sentir que mi corazón está abierto.

Al final, abrió su corazón ampliamente y recibió a Dios. Estaba muy emocionada y me conmoví hasta las lágrimas ante el hecho de que toda mi familia estuviera en la promesa de la salvación.

Teniendo entusiasmo de compartir esta buena verdad con más personas, me jactaba de nuestra iglesia con todas mis clientas. Mientras me sorprendía de mí misma, algunas de mis clientas recibieron a Dios.

Estoy ocupada predicando la palabra y trabajando al mismo tiempo, pero cada vez que predico las nuevas de vida, me siento abrumada. Solo vivía para mi familia y para mí misma, pero Dios me ha dado el amor por mi prójimo y por el mundo. Verdaderamente doy gracias a Dios.

La mayoría de las personas piensan que pueden ser felices si no tienen problemas económicos. Sin embargo, después de conocer a Dios, he comprendido que la felicidad no se encuentra en las cosas materiales. Ahora estoy feliz porque vivo en el Padre y la Madre celestiales. Oro para que las personas que todavía no conocen a los Padres celestiales, sientan esta felicidad lo más pronto posible.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

Soñando el reino de los cielos

Posted by on Oct 13, 2017 in BLOG | 18 comments

reino de los cielos


JB Tak ,  Corea

Recientemente vi por casualidad a una prima con quien no me había contactado durante veinte años. Estaba feliz de verla y también sorprendida porque nos habíamos encontrado casualmente.

Ahora era una mujer de mediana edad, pero seguía siendo mi prima a quien conocía de mucho tiempo. Tomamos juntas una taza de té y empezamos a recordar nuestra infancia.

Mientras disfrutábamos de nuestra conversación, mi suegra, que estaba enferma descansando en una habitación, salió a la sala. Parecía que mi prima se asombró un poco al ver lo enferma que se veía.

—Ha estado enferma bastante tiempo. Desde hace algunos años no puede reconocer a la gente. Solo puede comer gachas o tomar bebidas hechas de granos. Tampoco puede ir sola al baño. Ella estaba acostumbrada a ser muy diligente y limpia cuando estaba sana. Cuando la veo, pienso que la vida no tiene ningún sentido.

Parecía que mi prima se sentía apenada escuchando esto. Entonces me dijo con una mirada seria:

—Nuestra vida en la tierra está llena de dolores, envejecemos y nos enfermamos, pero oí que el cielo es un lugar lleno de alegría y felicidad eterna. No hay muerte ni enfermedades.

Mientras me decía cuánto quería que mi suegra enferma y yo, que estaba cuidándola, fuéramos consoladas y viviéramos con esperanza en el cielo, pude sentir lo ansiosa que estaba. Conmovida por su entusiasmo, la acompañé a la Iglesia de Dios. Tan pronto como se abrió la puerta de la iglesia, los miembros me dieron la bienvenida con amplias sonrisas, y la incomodidad momentánea desapareció de inmediato.

La palabra de la Biblia que estudiaba en la iglesia era dulce como la miel y fresca como el agua fría. Cuando estudié acerca del alma pude entender por qué la gente tiene una vida tan triste en la tierra. El hecho de que la tierra fuera una figura y sombra del mundo celestial, también fue sorprendente. Pude entender que así como tenemos una familia en la tierra, tenemos una familia celestial que está conformada por el Padre, la Madre y los hijos. Esto tenía mucho sentido porque ninguna figura es diferente de la realidad.

En mi primer Día de Reposo, el enorme templo estaba lleno de mucha gente. Cuando pensaba que todos los hermanos y hermanas en el templo eran mi familia espiritual, se me hacía un nudo en la garganta. Viviendo durante casi cincuenta años, nunca había pensado que yo fuera una persona preciosa. Pero desde que conocí al Padre y a la Madre celestiales, empecé a amarme a mí misma, porque ahora sé que soy una preciosa hija de Dios escogida por Él.

Mi fe todavía es como un brote tierno que recién ha florecido, pero estudiaré la palabra de Dios diligentemente y haré de mi fe una raíz profunda. Espero con ansiedad retribuir al Padre y a la Madre celestiales por la gracia de haberme concedido un cambio en mi vida.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

Para salvar a los seres humanos que son como gusanos

Posted by on Sep 29, 2017 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 19 comments

Dios y hombre-1

Luu Quang D,  Vietnam


Durante mis estudios en la universidad, pasaba la mayor parte de mi tiempo viendo cosas por el microscopio en el laboratorio. Al principio, me resultó muy difícil ver otro mundo a través de un microscopio. Las criaturas vivientes que debía encontrar eran mayormente más pequeñas que los gusanos, que medían uno o dos milímetros. Uno de ellos era incluso más pequeño que el ojo de una aguja. Ya que esos gusanos se mezclaban con las raíces de los árboles podridos, tomaba mucho tiempo ordenarlos. Ya que eran muy pequeños para recogerlos, si no tenía mucho cuidado, podía cortarlos. Si estaban en hojas, tenía que cortar la hoja poco a poco con mucha paciencia para sacarlos sin peligro. Después de concentrarme en observar a los pequeños gusanos a través de un microscopio por una o dos horas, me zumbaba la cabeza y me daba jaqueca. Mis superiores del mismo laboratorio me advirtieron que podría desmayarme si trabajaba en exceso en eso, a pesar de estar acostumbrado.

Observando a los gusanos detenidamente por el microscopio, pensaba que se veían muy raros. Su cuerpo estaba cubierto de numerosas patas y pelos, y tenían diferentes partes. Cuando se aumentaba la resolución, se podía ver la parte interior del cuerpo incluyendo los órganos digestivos. Al ver eso, pensaba que si yo fuera un gusano, mucha gente me consideraría asqueroso e insignificante.

Un día, después de terminar una mañana de observación, leí la Biblia por un momento para aliviar mi cansancio. En ese momento, mis ojos captaron un versículo.

hombre como gusano-1

“¿Cuánto menos el hombre, que es un gusano, y el hijo de hombre, también gusano?” (Job 25:6)

Al leer el versículo, pensé que todos los seres humanos que viven en esta tierra no son más que larvas y gusanos cuando se ven desde el cielo. A los ojos de los ángeles, podemos vernos muy desagradables, estando manchados con innumerables pecados.

Mientras estudiaba acerca del gran universo, conocí que la Tierra es como un menudo polvo, y que las personas que viven allí son como gusanos y larvas. Pero lo acepté solo como conocimiento; no tenía entendimiento. Después de ver el mundo de los microorganismos con mis propios ojos, me sentí avergonzado de no haberme dado cuenta antes; porque muchas veces había vivido para satisfacer mi propio deseo y mi codicia en el mundo.

Por el contrario, el Padre y la Madre celestiales vinieron a la tierra para salvarnos, descendiendo en la humilde forma humana, y dejando atrás su gloria celestial. Nuestro Padre y nuestra Madre se vistieron de la ropa del cuerpo para encontrar a sus hijos perdidos que son tan desagradables y débiles como los gusanos. El Dios Altísimo nos ama, soportando ese gran sacrificio.

microscopio-1

Siendo así, debemos obedecer las palabras de Dios y amar a nuestros hermanos y hermanas, abrigando el amor de Dios; pero estamos llenos de codicia y arrogancia, y siempre nos jactamos y enorgullecemos de nosotros mismos. A pesar de eso, el Padre y la Madre llevan todos nuestros pecados. Debido a sus hijos pecadores, el Padre y la Madre se pusieron la ropa del pecado.

Llegué a cansarme y estresarme por menos de tres horas de observación. ¡Cuánto más dolor y angustia deben de haber tenido el Padre y la Madre, trabajando durante seis mil años por sus hijos! El camino que Dios está recorriendo para salvar a sus hijos pecadores, está lleno de dificultades y esfuerzos. Hoy, finalmente comprendí que no había hecho nada por ayudar a la Madre celestial.

La obra de la redención de Dios es tan grande que no podemos entender ni el uno por ciento con nuestra estrecha visión. Nadie podría pagar el interminable amor y sacrificio de Dios contenido en su obra. Espero que todas las naciones comprendan el profundísimo amor y el gran sacrificio del Padre y la Madre, abriendo sus ojos, oídos y mentes. Doy gracias y gloria al Padre y la Madre con mi débil y pequeña boca.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

Pascua que Dios consideraba tan importante

Posted by on Sep 18, 2017 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 14 comments

pampanos1


Lee H Y, Corea

“Dios existe.”

Mi fe en la existencia de Dios me guio a una iglesia. Ya que pensaba que la gente que creía en Dios e iba a la iglesia tenía que ser honesta, yo también intentaba llevar una vida honesta todos los días.

Un día, llegué a conocer la Pascua mientras escuchaba un sermón en la iglesia. Tuve curiosidad por saber por qué mi iglesia no guardaba la Pascua que Dios consideraba tan importante y cuya importancia enfatizaba. Deseando encontrar una iglesia que guardara la Pascua, miré alrededor, pero no pude encontrarla. Pregunté a una amiga, que había creído en Dios más tiempo que yo, pero no pudo darme explicaciones.

Por ese tiempo, una nueva vecina se mudó junto a mi casa. Ya que ella me contó que asistía a una iglesia, le pregunté sobre la Pascua. Para mi sorpresa, me la explicó detalladamente; mi sed quedó saciada. Lo más sorprendente fue que su iglesia, llamada Iglesia de Dios, guardaba la Pascua basándose en la Biblia.

Nos conocimos más, y recibí la bendición de una nueva vida. Poco tiempo después de haber recibido una nueva vida, llegó la época de cosechar uvas. Como yo tenía una viña, estaba muy ocupada durante la época de la cosecha. Para ayudarme con la cosecha, los hermanos y hermanas de Sion vinieron a la viña que estaba muy lejos de Sion.

Me emocionó la manera en la que me prestaron ayuda voluntariamente aunque nunca antes habían cosechado uvas. Me emocionaba aún más mientras guardaba las fiestas del nuevo pacto.

El tiempo pasó, y la época de la cosecha llegó nuevamente. He cosechado uvas durante muchos años, pero este año lo sentí diferente porque había comprendido el amor de Dios.

A diferencia de otras frutas, en el caso de las uvas, los frutos brotan primero, las flores florecen, y luego los frutos maduran. Cuando salen los brotes, salen dos al mismo tiempo de una rama. Entonces es necesario romper uno de los dos brotes para que todos los nutrientes puedan dirigirse a uno solo.

En ocasiones quitamos algunas uvas para poder obtener mejores uvas en la época de la cosecha. Mientras hacemos esto, siguen saliendo nuevos brotes. Para obtener buenas uvas, es necesario seguir rompiendo los brotes. También se debe cubrir las uvas con bolsas de plástico para protegerlas de las plagas y las tormentas. Los agricultores están muy ocupados hasta cosechar buenas uvas. Ellos siempre cuidan muy bien de ellas, deseando cosechar las mejores uvas.

Ahora entiendo por qué Dios compara a su pueblo con los pámpanos de las vides. Creo que es porque necesitamos el amor y la preocupación infinitos de Dios hasta madurar como buenos frutos. Creceremos como buenos frutos espirituales cuando hayamos bebido por completo las palabras del agua de la vida y venzamos todas las dificultades bajo la protección de Dios.

Bajo la sofocante luz del sol del verano, derramo sudor llena de gozo y felicidad en la viña. Estoy emocionada porque obtengo más y más comprensión al cuidar de las uvas. Me gustaría guiar a la verdad a muchas almas que están a mi alrededor y crecer juntos como buenos frutos en Sion.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More