¿Conoce la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial?

Navigation Menu

Cuando la Madre dice: “Ven”

Posted by on Aug 3, 2017 in FRAGANCIA DE SION | 7 comments

ven1


Mristula S,  Nepal

Mi mamá había sufrido de una enfermedad crónica por mucho tiempo. Tenía su esposo y tres hijos, pero siempre fui yo quien la escuchaba como una buena compañera. Cuando me casé y me mudé al extranjero, mi mamá lloró mi ausencia como una gran pérdida y se deprimió. Yo también me sentía extremadamente triste cada vez que tenía problemas, viviendo lejos de mi mamá. Ella frecuentemente me decía que fuera a visitarla, diciendo que me extrañaba, pero no podía porque estaba ocupada en mi trabajo.

Un día, el teléfono sonó a las 3 a. m.

—Hermana, mamá falleció.

En el instante en que escuché a mi hermano con una voz amarga, mi mente dio vueltas como si estuviera atascada en la oscuridad. Aunque mi esposo me preguntaba repetidamente qué sucedía, no podía darle ninguna respuesta y perdí el conocimiento. Cuando desperté, sentí que todo era un sueño. Al ver a mi esposo consolándome para que recuperara las fuerzas, tuve que admitir que era real.

Inmediatamente fui al aeropuerto pero no había asientos disponibles. Sin más opción, llegué a la casa de mis padres en Nepal al día siguiente, después de haber terminado el funeral. Sin ver su rostro por última vez, tuve que decirle adiós.

—Hija, te extraño. Ven a verme a casa.

No podía olvidar lo que mamá me había dicho por teléfono. Lloraba todos los días, deseando escuchar su voz. ¿Pero de qué servía? Mi mamá no regresaría…

Debí haber ido a verla de cualquier manera cuando me pidió que fuera. Mi mamá me entregó todo su tiempo y cuidó de mí día y noche. Se preocupaba por mis comidas aun cuando ella se las saltaba. Al pensar en el infinito amor de mi mamá, comprendí que yo era una pecadora.

Viviendo día tras día sin sentido, con el gran peso de la vida sin mi mamá, llegué a escuchar la palabra de Dios y acepté la verdad con mi esposo. En el momento en que comprendí a la Madre espiritual, sentí como si recuperara el amor perdido de mi mamá. En verdad estaba feliz de conocer a la Madre espiritual que cuida de sus hijos con amor sin fin. También pude liberarme del enorme peso de mi corazón.

En esta época, la Madre está llamando a sus hijos celestiales, diciendo: “¡Vengan!” Si no damos oído a su voz, lo lamentaremos para siempre. Sé que solo los hijos que sigan la voz de la Madre con una fe inamovible serán salvos.

De ahora en adelante, guardaré mi fe con obediencia a las palabras de la Madre en cualquier circunstancia. Doy gracias eternas al Padre y a la Madre celestiales por haber escogido a esta hija imperfecta para ser de Ellos, y por darme su amor sin límites.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

Como el fruto llevado con sufrimiento

Posted by on Jul 4, 2017 in BLOG | 5 comments

venciendo la dificultad -1

Gauri M, Nepal

La agricultura es común en Nepal, pero yo no sé mucho acerca del tema: en qué tipo de clima crecen las plantas y cómo debo sembrar las semillas en la tierra. Aun así estoy cultivando verduras en un pequeño espacio delante de mi casa.

Un día, sembré allí algunas semillas. Luego, me di cuenta de que no era una buena temporada para que crecieran. Aunque me di cuenta tarde, las regaba y fertilizaba con la esperanza de que dieran fruto.

Afortunadamente, unos días después brotaron. Pero no esperaba que crecieran mucho porque hacía mucho frío. Pese a mi preocupación, soportaron el intenso frío y hasta florecieron. Yo seguía pensando que no darían fruto debido al fuerte viento. Sin embargo, dieron frutos como si quisieran llamar mi atención.

Al ver brotar y dar fruto a las semillas que fueron sembradas prematuramente, venciendo el feroz viento y el frío, recordé lo que pasó el año anterior.

El año pasado, sembré la misma semilla. Ya que el clima era favorable para que crecieran, esperaba que dieran fruto. Pero al recoger el fruto, me asombré de que muchos de ellos estaban dañados y el resto tampoco estaba apetitoso.

Aunque sembré las mismas semillas, la que luchó contra el frío y el viento dio frutos más hermosos que la otra que creció en un clima templado. Esto me hizo reflexionar en mi fe: cuando disfrutaba de la comodidad, crecía lentamente dudando en mi fe; pero cuando luchaba contra las dificultades con paciencia y las superaba, me hacía fuerte.

Ahora sé que las tribulaciones que enfrentamos en nuestro camino de la fe son el amor del Padre y la Madre celestiales que impiden que nos volvamos ociosos o débiles. Creo que podemos superar cualquier problema o dolor si entendemos que cuando venzamos, Dios se agradará de nosotros y podremos entrar en el reino de los cielos.

Los hijos que superan las muchas adversidades pueden comprender más el sacrificio y el amor del Padre y la Madre; ellos anhelan más el reino de los cielos y dan gracias a Dios en todo.

“Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad.” (2 Co. 12:9)

Doy gracias al Padre y a la Madre por permitirme entender por qué tenemos problemas y sufrimientos en nuestra vida de la fe. Oro para que Dios me ayude a superar todas las cosas pensando en el Padre y la Madre celestiales, y a entrar en el reino de los cielos con una gran bienvenida.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

El amor del Padre celestial

Posted by on Jun 19, 2017 in FRAGANCIA DE SION | 5 comments

다운로드


Valexa V, Perú

Desde mi niñez, crecí viendo la imagen de mi papá fuerte, robusto, saludable y muy alegre. Era sorprendente ver a mi papá tan saludable y deseaba mucho ser como él, esa buena salud le permitía trabajar sin descanso para sustentar a sus cinco hijos con lo necesario y darles lo que él no pudo tener.

Hace unos meses me partió el corazón saber que se le había detectado una enfermedad muy dolorosa y delicada; el médico dijo que la enfermedad se le había desarrollado hacía once años. ¡Once años! ¿Cómo pudo haber dejado esa enfermedad tanto tiempo? Empecé a pensar cómo había podido ignorarla durante tanto tiempo, y traté de recordar qué había pasado once años atrás.

Mi papá deseaba mucho que yo continuara estudiando sin tener que trabajar, solo para que pudiera terminar bien la carrera sin fatigarme mucho.

Entonces, llegué a entender la razón de su silencio. Siendo la cabeza del hogar y viendo a mi mamá delicada de salud durante tanto tiempo, ocultó su dolor para cuidar y dar fuerzas a su familia; y como si fuera poco, incluso sabiendo su mal, sigue pensando en el futuro de sus hijos.

A través de esto me conmovió mucho pensar en el Padre celestial. ¡Cuánto habrá soportado en silencio su hambre, cansancio y dolor, cuántas veces se habrá enfermado teniendo que soportarlo sin poder descansar ni haber quien lo cuidara, cuánto calor y frío sintió, y cuántas lágrimas derramó en soledad hasta salvar a sus hijos! Trabajó olvidando su propia vida.

Gracias a su gran sacrificio, estableció Sion, el reino de los cielos en su gracia, y dejó el camino preparado para que pudiéramos tener la paz en el amor de la Madre celestial y regocijarnos con la esperanza eterna del reino de los cielos. Ahora, bajo la dirección y protección del Padre celestial, la luz gloriosa de Sion alumbra en todo el mundo.

Deseo vivir en la verdad siempre agradecida, pensando que Él pasó lo peor solo para darnos lo mejor. Quiero acompañar al Padre y a la Madre por el camino del evangelio que Ellos mismos anduvieron para encontrar a nuestra familia celestial.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

De lo que se jacta mi padre

Posted by on May 15, 2017 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 3 comments

1-_291489599


SH Oh, Corea

“Papá, ¿está listo?”

“Deberías ir con tu mamá.”

“También compraremos la ropa de mamá. Dese prisa.”

Quería comprar ropa para mis padres con el dinero que había ganado en mi trabajo de medio tiempo, por eso tan pronto llegué a casa corrí hacia ellos. Aunque mis padres dijeron que no se gana mucho dinero como estudiante y que mejor utilizara el dinero en mis propios gastos, los convencí para ir a la tienda de ropa que antes había visitado. Aunque era estudiante, quería darles un regalo esta vez, porque no había hecho nada por ellos hasta ahora.

Primero, escogimos la ropa que vestiría mi padre. Sin embargo, el asistente de ventas dijo que la tela no era abrigadora y recomendó otro tipo de ropa. La ropa que el empleado nos recomendaba era liviana y abrigadora y le quedaba bien a mi padre.

“Este invierno será muy frío. Si fuera posible, yo le compraría ropa abrigadora.”

Sin embargo, el problema era el dinero. Tan solo al verla, la ropa parecía cara. Si la compraba, sería difícil comprarle ropa a mi madre. Después de pensarlo, decidí comprar el próximo mes la ropa de mi madre. Entonces volvimos a casa después de comprar ropa solo para mi padre.

Durante los feriados, mi padre normalmente apoya a mi madre en el negocio. Entre los clientes, hay algunos conocidos de mi padre que son tan cercanos a él como si fueran hermanos. Unos días después de haberle comprado la ropa, un cliente frecuente visitó el restaurante. Entonces mi padre sacó la ropa, se la puso y comenzó a jactarse de ella.

“¿Sabe qué ropa es esta? Mi hijo me la compró. Es muy cara.”

“Se ve muy bien. Debe usarla con cuidado.”

“Es muy preciosa para usarla. No estoy seguro de con cuánta frecuencia podría ponérmela. ¿Dijo que su hijo aún tiene nueve años? Debe esperar 20 años más. ¡Ja, ja, ja!”

Mi padre se veía muy feliz intercambiando bromas con los clientes. Mi madre sonreía a su lado, diciendo que lucía inusualmente feliz.

Después de un rato, otro cliente entró.

“¿Sabe cuánto cuesta esto? Mi hijo me lo compró.”

“Ja, ja, ja, ¿está jactándose de su hijo conmigo?”

A pesar de su broma, mi padre seguía jactándose de su hijo. Al verlo así, de repente se me hizo un nudo en la garganta. Tan solo le había comprado algo de ropa, pero él se jactaba muchísimo de mí, como si yo fuera el mejor hijo del mundo. Estaba muy agradecido con mi padre por pensar que mi regalo era muy precioso, y al mismo tiempo me sentía apenado ante él.

Hasta ahora, solo recibía de mis padres, pero esta vez dejé de lado mi deseo de gastar el dinero en mí mismo. No sabía que eso les daría tanta alegría a mis padres. No es diferente con mis Padres celestiales. Ellos consideran el pequeño esfuerzo de sus hijos como algo grande, y nos conceden las grandes bendiciones del cielo que no tienen comparación.

Durante mi vida de la fe, no he
presentado nada a mis Padres celestiales con la excusa de que era imperfecto en muchos aspectos. Me gustaría ser un buen hijo del que el Padre y la Madre celestiales se enorgullezcan, haciendo primero lo que les agrade en vez de hacer algo para mi propia alegría.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

La piedad filial tardía de una hija desconsiderada

Posted by on Apr 7, 2017 in DESTACADOS | 9 comments

piedad filial


GJ Seo,  Corea

“Ve tú sola a un buen lugar.”

Aunque mi madre siempre escuchaba lo que yo, su hija menor, le decía, solo si le predicaba la palabra de Dios se volvía fría conmigo inmediatamente. Al oír la noticia de que en Sion se realizaría un evento para los ancianos, decidí llevar a mi madre a Sion.

Una semana antes del evento, ayudé a preparar kimchi en la casa de mi madre. Con el fin de dar kimchi a todos sus hijos, mi madre generalmente prepara tanto kimchi que le toma tres días terminarlo. Viendo una montaña de col china, no sabía cuándo lo terminaría. Pero por otra parte, pensando en mi madre que cultivó tantas coles chinas y las recogió pese a su mala salud, tan solo pensando en dar de comer kimchi a sus hijos, no escatimé fuerzas desde la mañana hasta la noche. En el último día, mientras aderezaba la col, gentilmente dije a mi madre, que estaba sentada a mi lado, que quería invitarla al evento para los ancianos. Ella no dijo ni sí ni no. Al terminar de comer, después de terminar de preparar kimchi, hizo un comentario como si se lo dijera a sí misma:

“Para ir mañana, tengo que arreglarme el cabello temprano.”

Pensé haber escuchado mal, por eso la miré. Y tenía una buena cara. La mañana siguiente, fui corriendo a la casa de mi madre, dando gracias a Dios. Ella estaba esperándome ya bañada.

Ya que habíamos ido al salón de belleza, llegamos un poco tarde al evento, y nos sentamos en la parte de atrás. Dado que mi madre es pequeña, no lograba ver bien la pantalla. Ella vio el vídeo de presentación de la iglesia enderezando su espalda. Durante la presentación de los niños, aplaudió alegremente. A fin de ver una carta en vídeo para los padres, que fue producida por los miembros de la iglesia, miraba atentamente y a veces asentía con la cabeza. Ya que mi mensaje fue cortado al ser editado, temía que se sintiera mal por eso. Entonces, mientras nos dirigíamos a comer después del evento, le dije:

“Mamá, a mí también me filmaron, pero no salió.”

“Te vi. Apareciste un momento en la parte de atrás.”

Ladeé la cabeza, pero me di cuenta de que mi madre se había confundido con otro miembro, que tenía un peinado similar al mío, dado que tiene problemas de visión. Probablemente fue la voluntad de Dios. Después de comer, otros miembros animaron a mi madre a recibir a Dios. Después de pensarlo un poco, dijo: “Lo haré, porque mi hija lloró pidiéndome que vayamos juntas al reino de los cielos”. Yo nunca había llorado delante de ella. Entonces recordé que mi madre me había confundido con un miembro que lloró en el vídeo deseando ir al cielo con sus padres. Usualmente no soy cariñosa, y no hablo libremente delante de ella. Esta vez, sin embargo, sentí lástima por mi madre y realmente derramé lágrimas de gratitud ante ella cuando recibió la verdad como un manso cordero.

Dirigiéndome a la casa de mi madre después del evento, ella me abrió su corazón por primera vez. Me dijo que aunque no podía tener fe en Dios a causa de la oposición de sus hijos, quería asistir a la iglesia y solía leer la Biblia en su tiempo libre.

“Después de la temprana muerte de tu padre, cada vez que tenía alguna dificultad, buscaba a Dios. Varias veces he querido seguirte a la iglesia. Solía llorar mucho en casa por la soledad y las dificultades después de que todos ustedes, mis hijos, dejaron la casa.”

Escuchando la calmada confesión de mi madre, se me desgarró el corazón y secretamente enjugué mis lágrimas mientras conducía. Sentí mucha pena por hacerle sentirse sola durante tanto tiempo sin saber su situación. Lamento no haberla comprendido ni haberla cuidado antes.

Aunque fui una hija indiferente con mi madre, estoy contenta de cumplir con mi piedad filial aunque sea tarde. Deseo que mi madre reciba consolación y bendición en los brazos de Dios, y que entremos juntas en el reino de los cielos.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More

Mi Dios Madre

Posted by on Mar 7, 2017 in DESTACADOS | 18 comments

Amor de la Madre1


Shurentsetseg,  Corea

Hace unos años, me fui de Mongolia y recibí a Dios en Corea. Sin embargo, como estaba ocupada ganando dinero, criando a mi hijo y pasando tiempo con mis amigas, poco a poco dejé de ir a Sion. Mientras me preparaba para ir a Sion en el Día de Reposo, si mis amigas me llamaban, iba inmediatamente a encontrarme con ellas.

Aproximadamente un año después de mudarme a Yongin, olvidé por completo a Sion y a Dios. Mientras tanto, cuando estaba embarazada de mi segundo hijo, repentinamente me preocupé pensando: “Mi bebé debe ser bautizado después de nacer”. Recuerdo que fue desde ese momento que de manera inconsciente miraba los edificios en las calles todos los sábados. Sentía que había una Sion cerca de mi casa, así que abría mucho los ojos y miraba los letreros cada vez que salía. Incluso cuando estaba de compras en el mercado, aguzaba los oídos a la conversación de los demás, esperando que hablaran sobre Sion. Por primera vez entonces me di cuenta de que mi corazón había estado más cálido y había sido más feliz mientras asistía a Sion. También fueron los miembros de Sion los que me hicieron sentir cómoda en Corea, un país desconocido para mí.

Pronto di a luz a mi segundo hijo y llegó el siguiente año. Alrededor del tiempo de la fiesta de primavera, como si fuera un sueño, recibí una llamada telefónica del miembro que me ayudó a conocer a Dios. Ella me dijo que no podía dejar de pensar en mí en esos días y me pidió que guardáramos la Pascua juntas. Yo estaba muy feliz y emocionada como si estuviera caminando en el aire.

Volví a Sion y a las palabras de Dios; nada podría ser más precioso que eso. En el pasado, estudiar la Biblia era difícil para mí, por lo que miraba el reloj y esperaba que terminara pronto, pero ya no me daba sueño y no pensaba en otra cosa durante el estudio. Especialmente las palabras sobre Dios Madre eran muy inspiradoras. Al comienzo, solo pensaba que tenía que creer en la Madre porque en la Biblia está escrito la palabra “Madre”, pero pude entender el amor de la Madre de corazón a medida que iba conociendo la palabra. Quería hacer que las personas de mi alrededor conocieran el amor de la Madre.

Sin embargo, no fue fácil hacer que mi esposo y mis amigas a quienes guié a Sion cuando recibí la verdad, volvieran como antes. Mi esposo en otro tiempo guardaba los mandamientos de Dios incluso con más diligencia que yo, pero cambió de parecer al ver que yo flojeaba en ir a la iglesia. Me sentí apenada por mi esposo porque lo alejé de Dios. Fue lo mismo con mis amigas. En esa situación, todo lo que podía hacer por ellos era transmitirles con mucho esmero el amor de la Madre que conocí demasiado tarde, al menos con una palabra, con un corazón arrepentido.

Para mi sorpresa, algo increíble sucedió. Tanto mi esposo como mis amigas me siguieron a Sion para rendir culto juntos a pesar de que no estaban en una situación favorable para ir a Sion. El amor de la Madre abrió suavemente la puerta bien cerrada de sus corazones.

Hablando sinceramente, yo no era muy amable y simpática. Cuando alguien me decía que estaba atravesando una situación difícil, no lo consolaba cálidamente ni escuchaba sus problemas. Y nunca llamaba primero ni siquiera a mis mejores amigas para hacer una cita. Era muy taciturna cuando me encontraba con alguien, pero después de seguir las lecciones de la Madre, cambié completamente. Al ver a mi esposo trabajando duro, le agradecía, y por eso quería ser más amable con él. Y también al ver a mis amigas ocupadas criando a sus hijos y llevando una vida pesada, quería darles al menos una pequeña cosa. Ahora no puedo pasar de largo de las pobres personas porque siento lástima, y quiero ayudarles en algo. Todo esto es posible gracias a la Madre que me ha dado esa clase de corazón.

Oro para que mi esposo y mis amigas que han regresado a Sion comprendan el amor de la Madre desde lo más profundo de sus corazones y crezcan en la fe.

Han pasado siete años desde que llegué a conocer a la Madre. Sin embargo, mi fe aún es débil porque todavía no dedico mucho tiempo a Sion. Realmente siento que no puedo hacer nada y no soy nada sin la Madre.

“Hermana, me parece que usted vino a Corea solo para encontrar a Dios.”

Esta es la palabra que escucho con mucha frecuencia al igual que: “Dios la bendiga mucho”, después de venir a Sion, y realmente estoy de acuerdo con ella.

Madre, le agradezco por permitirme encontrarla en Corea y por llamarme para venir a Sion.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Read More