Posted by on Jul 23, 2015 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 7 comments

 

amor de Dios Madre1 0720

S M Park,  Corea

 

Yo quisiera contar con respecto a mis padres. Al principio, a mis padres no les gustaba mi asistencia a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial. Ya que habian escuchado a cerca de las difamaciones de nuestra iglesia antes de conocerla, las puertas de su corazon ya habian cerrado. Yo esforzaba por mostrar el verdadero aspecto de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, ellos no querian escucharlo ni conocerlo nada. Solo no desean que yo asista a la iglesia… Pero yo no deje guiar a mis padres al seno de Dios.

 

El cumpleaños de mi padre cayó un día antes del día de Pentecostés del año pasado. Guardé con anticipación un ejemplar de la revista mensual que mostraba a nuestra iglesia, y en cuanto mi esposo regresó de su trabajo, él y yo partimos hacia Gunsan. Todo el camino hacia la casa de mis padres, solo había algo en mi mente: “¡Qué bueno sería si mis padres fueran guiados a los brazos de Dios Elohim, Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre!” Antes de casarme, mis padres se enteraron de que yo asistía a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, y se opusieron severamente cuando escucharon las difamaciones contra nuestra iglesia de parte de las personas de nuestro alrededor. Ya que se oponían ciegamente a todo lo que yo decía, me sentía tan herida.

Así transcurrieron diez años, y formé un hogar en la bendición de Dios. Mis padres estaban complacidos de verme a mí y a mi esposo viviendo en armonía, pero seguían  mostrándose  tercos cuando les hablaba de las palabras de la Biblia.  Hacía mi mejor esfuerzo por ser una buena hija para ellos, pero siempre me sentía triste porque difícilmente tenía la oportunidad de decirles las buenas nuevas de salvación.

 

Cuando mi esposo y yo visitamos a mis padres, cobré valor y empecé a hablarles acerca de nuestra iglesia después de comer con ellos.  Al principio se negaba a escuchar, pero mientras su hija y su esposo les hablaban seriamente,  empezaron a leer cuidadosamente el artículo acerca de nuestra iglesia. Después de un momento, mi padre dijo en voz baja. “Pienso que ustedes realmente asisten a una iglesia buena.  Mostraré  esta revista a la gente y me jactaré de su iglesia.”

 

No podía creer lo que escuchaba, y mi esposo y yo solo nos miramos el uno al otro. Dando gracias a Dios, regresamos a casa. Durante la semana de oración de la fiesta de los tabernáculos, oré seriamente para que mis padres recibieran sin falta al verdadero Dios. El último día de la fiesta de los tabernáculos, recibí las abundantes bendiciones del Espíritu Santo. Y el siguiente día de reposo, traje a mis padres a Jeonju.  Mientras almorzábamos, mis padres dijeron: “Por alguna razón sentimos que algo bueno va a suceder hoy”. Al ver lo felices que estaban, pude sentir que Dios ya había abierto sus corazones.  Después de almorzar, dije cuidadosamente.

 

“Mamá, tengo un deseo.”

“Tu deseo es que vayamos a tu iglesia, ¿verdad?”

Entonces mi mamá miró a mi padre con una sonrisa en su rostro.

“¿Qué debemos hacer si nuestra hija nos dice que este es su deseo?”

“Ya que esto es lo que desea nuestra hija, tenemos que concederle su deseo.”

 

Cuando escuché lo que mi padre dijo, sentí que Dios me había respondido. Mientras iba a Sion con mis padres, estaba tan emocionada que apenas podía contener las lágrimas. Ese día, mis  padres recibieron la verdad, y asistí al culto de la tarde del día de reposo junto con ellos. Parecía un sueño. Todo lo que hice fue tratar de no perder las oportunidades dadas por Dios para el evangelio, y Dios me concedió esa gran bendición. Verdaderamente agradezco a Dios Elohim, Cristo Ahnsahnghong y  a Dios Madre por haber abierto el corazón de mis padres. Siempre me esforzaré por ser una buena hija tanto física como espiritualmente.

ARRIBA

El esfuerzo para ir al camino del cielo con Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre
El regalo de la paciencia de Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre