Posted by on Jul 30, 2015 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 5 comments

llave 0805

 

Hola. Mi nombre es Kim JY. Deseo compartir mi experiencia personal en la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial (IDDSMM) y cómo he recibido la verdad.

La gente instala cerrojos de seguridad para evitar que desconocidos entren en su casa, protegiendo a su familia y fortuna. Es por eso que tienen llaves para entrar en su propia casa. Si alguien entra en una casa a la fuerza sin tener llave, es un ladrón y no vive en esa casa. Si usted presencia una escena como esa, ¿no debería llamar a la policía? Del mismo modo, necesitamos tener una llave para entrar en la casa de Dios, el reino de los cielos, de lo contrario, no podremos entrar en la casa de Dios. Entonces, averigüemos cuál es la llave que nos permite entrar en el reino de los cielos y cómo conseguirla.

Mateo 16:19-20  “Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.”

 

Jesús le dio a Pedro las llaves. ¿Qué significa esto? Recibir las llaves del reino de los cielos implica que nosotros también debemos recibir las llaves del reino de los cielos para entrar allí. Entonces, ¿cuáles son las llaves del reino de los cielos?

 

Isaías 22:22 “Y pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; y abrirá, y nadie cerrará; cerrará, y nadie abrirá.”

 

El profeta Isaías dijo que aparecería un hombre que tenga la llave de la casa de David; y que abrirá, y nadie cerrará; cerrará, y nadie abrirá. Además, la misma profecía fue dada por medio del apóstol Juan.

 

Apocalipsis 3:7-8 “Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.”

 

El apóstol Juan dijo que ninguno cerrará lo que abra el que tiene la llave de David, y que ninguno abrirá lo que él cierre. ¿Cuál es la relación entre el reino de los cielos y David? Está escrito que “las llaves del reino de los cielos” se le dieron a Pedro; pero en las profecías del profeta Isaías y del apóstol Juan, fueron llamadas “la llave de David”; el reino de los cielos y David tienen una relación inseparable.

 

Oseas 3:5 “Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días.”

 

El fin de los días significa el fin del mundo. Está escrito que en el fin de los días buscarán la bondad de Dios, esto es, la salvación de Dios, buscando y temiendo a David. Sin embargo, el libro de Oseas fue escrito unos 250 años después de que David muriera, por lo cual el David a quien buscarán en el fin de los días no es el David físico, el rey de Israel. Entonces, ¿quién es el David profético? Como saben bien, es Jesús (Lucas 1:31). David representa a Cristo que viene en la carne.

Es decir, la llave de David es la llave de Cristo que viene en la carne. Ya que recibimos la salvación y entramos en el reino de los cielos a través de Cristo, la llave del reino de los cielos indica a Cristo. ¿Cómo recibió Pedro las llaves del reino de los cielos?

 

Cuando Jesús preguntó a sus discípulos quién pensaba la gente que era Él, Pedro reconoció que Jesús ciertamente era Cristo, y Jesús le dio las llaves del reino de los cielos. En otras palabras, la manera de recibir las llaves del reino de los cielos es reconocer al Dios (Cristo) que ha venido en la carne y recibirlo. No obstante, Satanás odia absolutamente que reconozcamos a Cristo y recibamos las llaves del reino de los cielos, y regresemos al hogar celestial. Por eso, quienes no pueden entrar en el reino de los cielos, han estado impidiéndonos reconocer correctamente a Cristo, para evitar que entremos en el reino de los cielos a quienes estamos tratando de entrar.

 

Mateo 23:13 “Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.”

 

Como está escrito en el libro de Mateo 23:13, ellos cierran el reino de los cielos y no nos dejan entrar a los que estamos intentándolo. ¿Cómo bloquean y cierran el reino de los cielos?

 

Lucas 11:52 “¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis.”

 

¿Qué nos quita el falso profeta? Nos quita la “llave de la ciencia”. Anteriormente, se dijo que la llave del reino de los cielos es Cristo; pero en este versículo, ¿por qué dice la “llave de la ciencia”? Por esta razón debemos tener ciencia, es decir, conocimiento para reconocer a Cristo, a fin de entrar en el reino de los cielos. Por lo tanto, en Oseas capítulo 4 está escrito que el pueblo de Dios es destruido porque le faltó conocimiento.

Aunque se nos den las llaves del reino de los cielos, si se pierde el conocimiento de reconocer a Cristo, las llaves del reino de los cielos nos serán quitadas. Es por eso que tenemos que mantener el conocimiento necesario para reconocer a Cristo todo el tiempo, para no perder las llaves del reino de los cielos. El apóstol Pablo dijo que el conocimiento más elevado es el conocimiento de reconocer a Cristo.

 

Filipenses 3:7-9 “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;”

 

Desde un punto de vista terrenal, aunque el apóstol Pablo era una persona muy educada, consideró su vasto conocimiento como basura y confesó que solo el conocimiento de reconocer a Cristo era el más honorable. Entonces, ¿a qué conocimiento de reconocer a Cristo se refería el apóstol Pablo como el más honorable?

 

Filipenses 2:5-8 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”

 

1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,”

 

El conocimiento de reconocer a Cristo, es decir, a Dios en la carne, es el conocimiento de reconocer a Cristo que mencionó el apóstol Pablo. Entonces, ¿cómo podemos reconocer a Dios en la carne? Podemos reconocer a Cristo en la carne solo a través de la Biblia.

 

Juan 5:39 “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;”

 

A través de la Biblia, podemos reconocer plenamente a Cristo en la carne y recibirlo. La Biblia nos dice que los Salvadores de la época del Espíritu Santo son el Espíritu y la Esposa: Cristo Ahnsahnghong y su Esposa, la Madre Jerusalén celestial. Ellos son los Salvadores que vinieron en la carne en los últimos días, según todas las profecías de la Biblia. Así como se le dieron al apóstol Pedro las llaves del reino de los cielos cuando reconoció a Cristo en la carne y lo confesó, se nos darán las llaves del reino de los cielos al reconocer al Padre celestial Cristo Ahnsahnghong y a la Madre celestial que vinieron a la tierra en la carne como el Espíritu y la Esposa en la época del Espíritu Santo, en los últimos días. Hagamos de esa manera y abramos la puerta del reino de los cielos seguramente con las llaves del reino de los cielos, y entremos en el reino celestial, la casa de nuestro Padre del cielo, donde Él mora.

 ARRIBA

 

La Madre celestial (Dios Madre) que me sostiene
Cristo Ahnsahnghong nos enseñó el secreto de la creación del seis días