Posted by on Aug 25, 2015 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 6 comments

amor de Dios Madre-ois.com.es1

El día que mi madre vino a visitarme, limpié mi casa para recibirla. En cuanto llegó, preparó una deliciosa comida para mí y no dejaba de mirarme con una sonrisa mientras yo comía, luego empezó a limpiar la casa. “Mamá, usted está visitando la casa de su hija, por favor descanse un poco. Ya he limpiado todo”. Ella no consideró lo que le dije, y empezó a lavar los platos y a limpiar todos los rincones de mi casa dejando todo limpio y ordenado.

Cuando vi que mi casa estaba muy limpia, recordé los esfuerzos de la Madre celestial. Aunque estamos sucios de pecados, no nos damos cuenta, más bien pretendemos ser justos; y la Madre celestial siempre limpia las almas de sus hijos con el agua de la vida. Para limpiar a sus hijos de los antiguos pecados que aún están en los lugares más pequeños, nuestra Madre celestial no descansa. Ahora que he recibido el perdón por medio del sacrificio de Dios Madre en la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, predicaré diligentemente la verdad y el amor de Dios Madre para que pueda disminuir aunque sea un poco el dolor de la Madre.

Yo soy un pecador del cielo que no puede evitar el castigo eterno
Cristo Ahnsahnghong restauró la pascua que nos da la libertad verdadera