Posted by on Oct 30, 2015 in BLOG, DESTACADOS | 9 comments

buen medico-ois.com.es

Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

SH Kim,  Corea


Un día, cuando estaba leyendo un diario, un artículo llamó mi atención.  Era acerca de los criterios de admisión de una universidad de medicina en Estados Unidos. Según el artículo, cuando seleccionan nuevos estudiantes, consideran la personalidad más importante que las notas de sus estudios. Ponen énfasis en que es importante que los médicos tengan una buena personalidad para crear confianza con sus colegas y comunicarse con los pacientes, prestando atención a sus palabras. Se dice que otras prominentes universidades estadounidenses también adoptan este método de selección.

Me examino a mí mismo para ver si poseo una buena personalidad como médico espiritual, para poder curar las almas enfermas con el nuevo pacto: “¿Habré tratado de predicar la palabra, sin considerar el dolor de un alma? ¿Habré descuidado las opiniones de los demás miembros, insistiendo solo en mis propios pensamientos?”

La palabra de Dios es una excelente medicina para salvar almas. Sin embargo, en muchas ocasiones malinterpreté la palabra de Dios solo literalmente, y traté de predicarla solo con mi conocimiento. Pienso que no logré salvar muchas almas porque me faltaba habilidad para realizar un tratamiento espiritual. Ahora  prometo  salvar a las almas que sufren con amor; en vez de conocimiento, y con comunicación; en vez de justicia propia.


Mateo 9:12~13 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.

Dios es nuestro médico espiritual porque somos los enfermos espirituales que están destinados a la muerte. Nosotros mismos no podemos curar esta enfermedad. Todas las personas mueren. Nadie puede vivir evitando la muerte. Por esta razón Dios vino a esta tierra para salvarnos. Y la Biblia dice que morimos por el pecado (Ro. 6:23). Jesús vino para curar la enfermedad de muerte de la humanidad trayendo la buena medicina que es el nuevo pacto, la Pascua, es decir, el amor de Dios hacia sus hijos. Jesús nos prometió el perdón de pecado y quitó de nosotros la enfermedad, la causa de muerte a través de la Pascua.

Mateo 26:17~19 El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos. Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua.
Mateo 26:27~28 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

Mediante la Pascua del nuevo pacto Jesús nos permitió comer su carne y beber su sangre, y a través de esto curó nuestra enfermedad, y nos salvó. Es decir, Jesús nos mostró su amor salvándonos por medio de la Pascua. A fin de salvar a los pecadores que debían morir, Jesús se sacrificó como el cordero de la Pascua. La Pascua contiene el amor de Dios, y Jesucristo nos permitió su carne y su sangre a través de su sacrificio.

1 Corintios 5:7 Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.

Juan 6:53~54 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

Por tanto, cuando celebramos la Pascua podemos obtener la vida eterna y la remisión de los pecados. La Pascua cura nuestra enfermedad mortal, y a través de ella recibimos el amor de Dios, y comprendemos su sacrificio. No obstante, la Pascua fue abolida en 325 d. C. en el Concilio de Nicea. Entonces, ¿cómo podremos curar nuestra enfermedad?, y ¿quién puede darnos nuevamente la medicina del nuevo pacto, la Pascua? Sin la Pascua, no hay manera de vivir para siempre, y de curarnos de la muerte. Por esa razón, Jesús tiene que venir de nuevo a la tierra, en la carne trayendo la medicina espiritual.

Hebreos 9:28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

En la Biblia, está profetizado que Cristo vendrá por segunda vez para salvarnos. Si Cristo viene por segunda vez, Él debe de traer la medicina para curarnos de la muerte, y solo la Pascua puede curar nuestra enfermedad. La Pascua del nuevo pacto fue abolida en 325 d. C., desde entonces nadie podía recibir el perdón de pecados, hasta que vino Cristo Ahnsahnghong. Él restableció la Pascua del nuevo pacto que había desaparecido, y la predicó durante 37 años, con mucho sacrificio. Sabemos bien que una enfermedad no se cura solo con medicina, aunque sea la mejor medicina, sino sentimos amor por los enfermos. La humanidad entera había olvidado la Pascua del nuevo pacto, establecida por Jesús, para darnos el perdón de pecados. Para darnos nuevamente el perdón de pecados, Cristo Ahnsahnghong recorrió un camino doloroso, solo para salvarnos. Ahora los miembros de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial celebran la Pascua del nuevo pacto, a través de la cual se están sanando de la muerte.
En el mundo entero, se está manifestando las buenas obras realizadas por los miembros de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, y se está predicando la Pascua a fin de que muchos puedan ser curados por Dios.

1 Timoteo 2:3~4 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

Los que quieren ser salvos de la muerte, vengan a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial y celebren la Pascua, que es la medicina de Dios.

ARRIBA

Cristo Ahnsahnghong nos dijo que buscáramos el mundo espiritual, la patria eterna
La predicacíon es el amor y la pasión.