Posted by on Nov 3, 2015 in BLOG, DESTACADOS | 7 comments

ciudadania-ois.com.es

Cristo Ahnsahnghong nos enseñó que nuestra patria no es esta tierra sino el reino de los cielos. Hace dos mil años, Jesús nos enseñó que su reino no era de este mundo, y dijo que preparara el reino de los cielos que está cerca. Los miembros de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial se están preparando para ir al reino de los cielos y están procurando obtener la ciudadanía celestial, por esa razón guardan la ley de Dios, es decir la Pascua del nuevo pacto, aunque el resto del mundo no la guarde porque fue abolida por Satanás, en el Concilio de Nicea. Esto es posible porque Cristo Ahnsahnghong estableció la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial restaurando la Pascua del nuevo pacto. Los que quieren tener la ciudadanía celestial deben celebrar la Pascua del nuevo pacto. Entre las verdades de la Biblia solo por medio de la Pascua del nuevo pacto podemos obtener la vida eterna. Y  el reino de los cielos es donde no habrá muerte, ni llanto, ni dolor.

Juan 6:53~54 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

Jesús dijo que para obtener la vida eterna debemos comer su carne y beber su preciosa sangre, si no comemos su carne y bebemos su sangre no tenemos vida. Entonces, ¿cómo podemos comer su carne y beber su sangre para obtener la vida eterna? y ¿de qué manera nos permitió comer su carne y beber su sangre?

Mateo 26:18~19 Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos. Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua.

Mateo 26:26~28 Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

Y, en otro libro de la Biblia Jesús proclamó la Pascua como el nuevo pacto.

Lucas 22:8 Y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo Id, preparadnos la pascua para que la comamos.
Lucas 22:19~20 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

Jesús nos estableció la pascua como una nueva promesa, el nuevo pacto con su propia sangre para que pudiéramos comer su carne y beber su sangre, y para confirmar su promesa  se sacrificó como el cordero de la pascua.

1 Corintios 5:7 Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.

Hebreos 9:15~22 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive. De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre. Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y también a todo el pueblo, diciendo: Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado. Y además de esto, roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio. Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.

Ya que el antiguo pacto fue establecido con la sangre de animales, la Pascua del nuevo pacto también fue establecida con la propia sangre de Jesús. Por eso el apóstol  Pablo dijo lo siguiente.

Hebreos 9:11~15 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

¿Cuál es la promesa de la herencia eterna? ¿Acaso no es el reino de los cielos? Es decir, para que podamos heredar el reino de los cielos, la ciudadanía celestial, Jesús nos estableció la Pascua del nuevo pacto. Por lo tanto, sin celebrar la Pascua no hay otra manera de obtener la ciudadanía celestial. Por eso Jesús estableció la Pascua del nuevo pacto con su propia sangre. Entonces, cuán importante es la Pascua del nuevo pacto. Pero Satanás, quien no quiere que heredemos el reino de los cielos abolió la Pascua del nuevo pacto según la profecía.

Daniel 7:25 Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo.

Ya que estaba profetizado que Satanás cambiaría la ley de Dios, la Pascua del nuevo pacto también fue cambiada. No obstante, el pueblo de Dios, sin falta necesita celebrar la Pascua del nuevo pacto.  Por esta razón el nuevo pacto debe restablecerse en su debido tiempo para la salvación del pueblo de Dios, y Jesús debe  venir por segunda vez para estableserla.

Jeremías 31:31~33 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá…  Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

Hebreos 9:28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

Según la profecía Cristo vino por segunda vez a la tierra y restableció la Pascua del nuevo pacto para que podamos heredar la herencia del reino de los cielos, la ciudadanía celestial. Él es Cristo Ahnsahnghong. Él nos enseñó que éramos extranjeros y peregrinos en esta tierra y que debiéramos anhelar una mejor esperanza, el reino de los cielos.

Hebreos 11:13~16 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se averg:uenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.

Filipenses 3:20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

Este poema fue escrito por Cristo Ahnsahnghong mientras estaba en esta tierra en la carne predicando la Pascua del nuevo pacto.

Retorno a la patria en la puesta del sol

El otoño aromático trae un paisaje nuevo.
Está teñido el mundo de dorado y de rojo.
Las hojas que crecieron y prosperaron en verano
florecen a todo color por el viento del otoño.

Las hojas del verano apenas se mantienen.
Se viene un torbellino y caen sin florecer.
Los dias de la juventud pasan rápido sin parar.
Se volverán rojos pronto. Se perderá la juventud.

vidas vanas como hierba, ¿que gloria procuran tener?
Antes del gran torbellino, volvamos a la Patria.
Nuestras vidas como hojas seran rojas muy pronto.
Antes de estar sin fuerza, regresemos a la patria.

hojas caida-ois.com.es

CP Hong,  Colombia


Cuando esperaba mi turno para pasar por migraciones en Colombia, un pasajero extranjero que estaba en el punto de verificación de migraciones, estaba empapado de sudor. El ingreso de extranjeros parecía ser muy estricto. Observando el proceso, yo también me sentí nervioso, pensando: “¿Qué pregunta me harán? ¿Qué pasa si no me permiten entrar?”
Cuando miré alrededor, los colombianos se veían muy cómodos, a diferencia de los extranjeros, incluyéndome. Esto se debía a que el proceso de ingreso para los que tenían ciudadanía colombiana, era muy simple y fácil. Además, deben de haberse sentido aliviados al regresar a su patria.
En ese momento, un versículo de la Biblia llegó a mi corazón: “Nuestra ciudadanía está en los cielos” (Fil. 3:20). El proceso de ingreso al reino de los cielos, donde pueden entrar solo los que tienen la ciudadanía celestial, no será tan fácil. Me sentí muy agradecido por haber recibido la promesa de una ciudadanía celestial como hijo de Dios. Y sentí qué grande es la bendición de la ciudadanía celestial. Ahora me imagino mostrando con confianza y comodidad mi ciudadanía celestial en la puerta del cielo.
“¡El que tiene la ciudadanía celestial!”
El solo pensar en escuchar estas palabras me inunda de emoción. Oro para que todos entremos en el reino celestial con confianza.

ARRIBA

Mi lugar de reposo eterno es los brazos de la Madre celestial.
Cristo Ahnsahnghong vino a esta tierra como el buen médico espiritual.