Posted by on Nov 11, 2015 in FRAGANCIA DE SION | 2 comments

momento dificil-ois.com.es

Esta es la fragancia de Sion de un miembro de  la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Son Jeong-won, desde Anyang, Corea


Mi trabajo, los quehaceres del hogar, y los asuntos de mis suegros, me dejaban muy cansada física y mentalmente. Por eso iba a asistir a la Iglesia Católica. En ese momento, conocí a algunas personas de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial. A través de ellos, vi un vídeo que mostraba que la Biblia es verdadera. Quedé realmente sorprendida. En realidad, cuando veía la precisa y misteriosa construcción del cuerpo humano, solía pensar que debía existir un Creador. Ese día lo confirmé mediante la Biblia.Recibí la verdad inmediatamente, pero tomó un largo tiempo hasta que comenzara a ir a Sion. Un día, tuve un accidente que pudo haber sido más grave, pero Dios me protegió de un daño mayor. Solo después del accidente comencé a asistir a la iglesia.
Personas buenas y amables, el culto sagrado, sermones completamente basados en la Biblia… Mi primera impresión de Sion era que realmente era la iglesia que había imaginado.

Cuando dejé mi empleo por problemas de salud, comencé a estudiar la verdad cuidadosamente. Entonces también participé en la predicación del evangelio, y quise predicar las buenas nuevas de salvación a mis amados familiares, incluyendo a mi esposo. Mi esposo no pronunció palabra al comienzo, pero el día anterior de la pascua se convirtió en miembro de la familia celestial, y pudimos guardar juntos nuestra primera pascua. Parecía que había abierto su corazón, y notó que yo me veía más radiante y obediente para con mis familiares mayores; en realidad, antes era muy sensible porque me sentía presionada por ser la hija mayor y la primera nuera.

Un día, caí por las escaleras y me herí la pierna. Tuvieron que enyesarme y no pude ni moverme durante un mes. Sin embargo, esto fue para mí una oportunidad de crecer a una fe madura. Al principio, no podía entender por qué me estaban sucediendo todas estas cosas, pues había asistido a todos los cultos y también estaba siguiendo la misión de la predicación del evangelio. Como me quejé, traté de encontrar defectos en los miembros a quienes amaba. Quería amar sinceramente a mis hermanos y hermanas, pero no era fácil; me sentí agobiada. Cuando no comprendía que soy un pecador, escuché un sermón grabado, que despertó mis sentidos espirituales y me ayudó a comprender mis errores. Desde ese momento, escuchaba los sermones grabados todos los días; cuando sentía odio hacia un miembro, escuchaba los sermones que trataban del amor, y cuando sentía ira, escuchaba los sermones acerca de la personalidad. Decidí curar mi espíritu mientras mi pierna iba mejorando.

En los días en que me quitaron el yeso, sentí el amor de Dios en mi corazón, el cual hasta entonces había entendido solo literalmente. Pude ver los esfuerzos de los miembros que predicaban diligentemente y cuidaban de los que eran débiles en la fe, para poder agradar a la Madre. Analizándome a mí misma, que los había criticado, me sentí muy avergonzada. Ahora quiero dar algo especial a los miembros, aunque sea algo pequeño, y orar por los que atraviesan momentos difíciles. Todo mi cambio ha sido posible porque Dios ha cultivado hermosamente mi corazón a través de sus palabras.

La Madre sigue dedicándose a sus hijos. Para Dios Madre, estoy firmemente decidida a encontrar rápidamente a mis hermanos y hermanas perdidos, y a transformarme en una digna hija de Dios a través de palabras y obras hermosas. También me comprometo a amar verdaderamente a mi amada familia celestial que ha sido encontrada por el sacrificio de la Madre. Recibí abundante gracia de la Madre, pero no le he escrito una carta de gratitud. Ahora quiero escribir una carta llena de gratitud que salga de lo profundo de mi corazón, y no una carta llena de quejas.

Mi lugar de reposo eterno es los brazos de la Madre celestial.
Normas de seguridad de mi alma