Posted by on Dec 4, 2015 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 2 comments

participacion-ois.com.esEsta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre.

Choi Soo-jeong, desde Bombay, India


Dios permitió a la Sion de Bombay la bendición de extender su templo. Hoy era feriado, y todos los miembros (jóvenes, señores y señoras) vinieron a Sion para ayudar con la obra de la construcción. Incluso había estudiantes que vinieron a recibir las bendiciones de Dios.

A fin de hacer un nuevo templo más práctico, quitamos las viejas baldosas de las paredes y del suelo, y también el cemento debajo de ellas. Después de un momento, mi frente se empapó de sudor. El trabajo era rudo y también peligroso, por lo que debía tener mucho cuidado de no resultar herido.

Recordé el momento en que visité el Museo de Historia de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, antes de venir a la India. Allí, traté de levantar una roca para sentir al menos una pequeña parte del sacrificio del Padre. En realidad, en ese momento no entendí completamente lo difícil que debe de haber sido para el Padre cargar rocas. Pero al romper las baldosas y retirar las baldosas rotas y el cemento, pude sentir el dolor y el sacrificio que el Padre celestial atravesó durante 37 años para la salvación de sus hijos, aunque era una milésima de lo que realmente sufrió.

Ofrecí una oración de gratitud al Padre con los ojos cerrados por unos segundos. Esperando terminar la obra de la construcción del templo lo más pronto posible, y llenarlo con buenos frutos, rompí las baldosas con diligencia y las removí.

Todos trabajaron con gozo, perdiendo la noción del tiempo. Fue realmente conmovedor y sorprendente ver cómo todos los hermanos y hermanas trabajaban juntos con un solo corazón. Algunos rompían las baldosas y el piso de cemento, otros removían los trozos de baldosas, diciendo: “Uno, dos”, y otros formaban una fila y removían los escombros. Era una escena de “unidad”. Debe de ser esto lo que complace a nuestro Padre y a nuestra Madre.

La obra de la construcción de la Sion de Bombay se está ejecutando muy rápido con la ayuda de Dios. Doy gracias al Padre y a la Madre por darme la bendición de renovar mi corazón en el evangelio a través de la construcción del templo físico. Oro para que pueda complacer a Dios dedicando todo mi corazón y mis fuerzas a la construcción del templo espiritual.

Lo que tenemos que hacer es alumbrar la luz del evangelio de Cristo Ahnsahnghong a todas las personas diligentemente
En la carrera de la fe para llegar al reino de los cielos