Posted by on Mar 14, 2016 in BLOG, DESTACADOS | 8 comments

la guia del reino -ois.com.es1

Hace poco leí un libro referente a la manera de alcanzar una meta con eficacia. En dicho texto, el autor afirma que existen cuatro puntos clave para lograr una meta. En primer lugar, tenemos que priorizar. En segundo lugar, tenemos que encontrar la manera de alcanzar la meta. En tercer lugar, tenemos que desechar todo lo que no pertenece a nuestra meta. Por último, tenemos que centrarnos en ella. En nuestra vida de la fe, también necesitamos “la guía para alcanzar nuestra meta”. Es porque si ignoramos dicha guía, no podemos entrar en el reino de los cielos. La Biblia dice que muchos desean entrar en el reino de los cielos, pero solo pocos pueden hacerlo.

Mateo 7:13-14 “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.”

El criterio para el éxito radica solo en Dios. Averigüemos la manera de Dios, que nos ha dado a conocer a través de la Biblia. En primer lugar, tenemos que priorizar. La máxima prioridad en nuestra vida de la fe debe ser la “salvación de nuestras almas”.

1 Pedro 1:9 “obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.”

Algunos podrían querer buscar la riqueza y fama terrenales. No obstante, esto nunca debe tener prioridad sobre la esperanza en el cielo. Por desgracia, muchos cristianos hoy en día se centran en las cosas físicas. Una de mis tías que ha asistido a la Iglesia Presbiteriana por varias décadas, todavía ora a Dios por el éxito de sus hijos y una mejor vida en esta tierra.

En segundo lugar, una vez que hemos establecido la meta de la “salvación” como nuestra máxima prioridad, entonces debemos encontrar la manera correcta para alcanzar esta meta. Por supuesto, debe ser una determinada por Dios porque solo Él, que es el Salvador de toda la humanidad, puede darnos la salvación.

Lucas 4:16 “Vino a Nazaret [Jesús], donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.”

Mateo 26:19 “Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la Pascua.”

Juan 7:2-14 “Estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos […]. Mas a la mitad de la fiesta subió Jesús al templo, y enseñaba.”

El Día de Reposo, la Pascua y la Fiesta de los Tabernáculos son la manera correcta de alcanzar la salvación. Por consiguiente, debemos guardarla con todo nuestro corazón, mente y alma.

En tercer lugar, debemos desechar todo lo que no pertenece a Dios. El culto dominical, la Navidad y el Día de Acción de Gracias no son las fiestas de Dios, sino las fiestas creadas por el hombre. Dios dijo que ningún otro mandamiento puede guiarnos a la salvación. Por lo tanto, debemos eliminar valientemente todo lo que no esté relacionado con la “salvación”.

En estos últimos días, solo la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial nos muestra la guía para entrar en el reino de los cielos. Si ha elegido la Iglesia de Dios, puede encontrar al Espíritu Santo y la Esposa, quienes son los Salvadores profetizados en la Biblia en esta última época. A fin de alcanzar nuestra meta, la salvación de nuestras almas, finalmente tenemos que centrarnos en las enseñanzas del Espíritu Santo y la Esposa.

Apocalipsis 22:17 “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga;  y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.”

Ahora, el reino de los cielos está delante de nosotros. ¿Está siguiendo la guía para entrar en el reino de los cielos? De no ser así, por favor venga a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial y prepárese.

 

¿Tiene un seguro para la vida eterna?
Puedo escuchar la ansiosa voz de Dios Madre