Posted by on Apr 19, 2016 in FRAGANCIA DE SION | 9 comments

patria celestial-ois.com.es


GS Im, Corea

“Mamá, ¿podemos quedarnos en casa?”

Cada vez que mis hijos se quejaban así, levantaba mi voz y los exhortaba. Esto es lo que sucedía todos los domingos en mi casa.

Nací cristiana. Pero siempre me sentía apenada por este hecho. Yo asistía a la iglesia por más de 30 años, pero no tenía idea de si Dios realmente existía, si el cielo existía y por qué tenía que ir a la iglesia. Como estaba llena de preguntas y dudas, siempre iba a la iglesia con un corazón cargado, y siempre llegaba tarde a la iglesia. Quería saber qué era la Biblia, pero no estaba muy ansiosa de ponerlo en práctica. Estaba ocupada yendo a mi tienda y regresando a casa todos los días como una rutina.

Era un día como otros. Algunas personas vinieron a mi tienda. Eran de una iglesia.

“Hemos venido de Bundang para predicar, porque estamos realizando la Fiesta de la Predicación para la Fiesta de los Tabernáculos.”

“¿Fiesta de los Tabernáculos?”

La palabra poco familiar “Fiesta de los Tabernáculos” me hizo detenerme a escucharlos. Lo que me predicaron fue sorprendente, pero después lo olvidé a causa de mi vida ocupada. Después de estudiar con ellos algunas veces, pensé que debía empezar a estudiar la Biblia con ellos de manera más apropiada. Mientras más estudiaba, más sorprendida me sentía. Cuando encontré la respuesta del mundo después de la muerte, respuesta que nunca antes había recibido, fue extremadamente sorprendente. Finalmente me liberé de los grilletes de la vida, y pude ver una nueva esperanza.

Cuando aprendí que tenemos nuestro hogar adonde regresaremos, el lugar del reposo eterno, pensé que no debía ir allá sola.

Prediqué estas buenas nuevas a mi esposo y a mis hijos. Mi esposo recibió la promesa de una nueva vida con una mente agradecida, diciendo: “Tenemos que hacer todo lo que está en la Biblia”, y estaba aturdida de ver lo rápido que él había recibido la verdad. Mis dos hijas que antes no querían ir a la iglesia, ahora decían emocionadamente que querían ir a Sion cada vez que se acercaba el día de reposo.

Prediqué a mi segunda hermana mayor quien también se encontraba viviendo una vida dura como yo vivía antes de conocer acerca del cielo. Ella recibió la verdad y ahora está estudiando diligentemente la Biblia.

Todo es por la gracia y la bendición de Dios. Yo solo prediqué la esperanza celestial que llenó mi corazón, pero Dios abrió el corazón de los que escucharon.

Oro para que mi corazón ferviente no solo se caliente como una olla y pronto se enfríe. Quiero pedir a Dios bendición hasta el final como Jacob, y recibir la fe firme para poder regresar al cielo.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre.

Dios presta atención a todas las cosas que yo hago y me anima siempre
En la IDDSMM, he aprendido a conceder