Posted by on Apr 28, 2016 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 8 comments

bolsa de compras de mi madre-ois.com.es1


JH Kim , Corea

Cuando era más joven, con frecuencia iba al mercado con mi mamá en bus. En la multitud, mi mamá me sostenía fuertemente de la mano con una mano, y con la otra cargaba la pesada bolsa del mercado. Ya que todo parecía sorprendente y emocionante, hacía que mi mamá se detuviera con frecuencia. Buscando las cosas para comprar y cuidando de mí, el día de mi mamá en el mercado siempre era agotador. Pero aún después de terminar las compras, no podía descansar ni un momento debido a todas las bolsas que tenía que cargar.

Tan pronto como llegábamos a casa, mis hermanos, hermanas y yo nos juntábamos y sacábamos todas las cosas de las bolsas del mercado de mi mamá. Estaban llenas de calcetines de colores y de ropa. Nos mirábamos en el espejo sosteniendo las prendas y poniéndonos los calcetines nuevos. Después de vernos tan emocionados, mi mamá finalmente se tendía en el suelo frío para aliviar su cuerpo cansado que sufría de mareos.

Aunque ella trabajaba mucho haciendo compras todo el día, no compraba nada para sí misma. Siempre usaba sus viejos calcetines zurcidos, y su piel estaba muy seca debido a su duro trabajo en el campo. Pero ella no se compraba ningún par de calcetines o buenos cosméticos. Más bien se sentía apenada por nosotros. Ella se sentía mal por no poder comprar más comida deliciosa y ropa más bonita.

Cuando pienso en la bolsa de compras de mi mamá que estaba llena de cosas para los miembros de mi familia y nada para ella, recuerdo a la Madre celestial. La vida de la Madre celestial también está llena de cosas para sus hijos. Ella se sacrifica interminablemente por sus hijos, pero siempre piensa que su amor no es suficiente. Me siento tan apenada que no puedo levantar la cabeza ante ella.

Ahora, no despreciaré el sacrificio de la Madre celestial, sino que le daré fuerzas caminado junto con la Madre que está llevando todas las cargas pesadas de los pecados de sus hijos.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre.

Pensando en el Padre Ahnsahnghong y en Dios madre
Un tiempo detesté la religión, pero ahora asisto a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial