Posted by on May 4, 2016 in FRAGANCIA DE SION | 8 comments

tren al cielo-ois.com.es1


GH Kim, Alemania

El sistema de la tarjeta de transporte en Alemania es diferente de Corea. Cada tarjeta de transporte es válida solo por un período determinado: un día, una semana o incluso más. Cuando uno toma el bus o el tren, los inspectores no verifican si uno tiene o no una tarjeta de transporte. Pero uno necesita mantener siempre la tarjeta consigo, porque algunos inspectores que utilizan ropa casual, a menudo llevan controles aleatorios repentinos.

“Muéstreme su tarjeta.”

Cuando tres o cuatro inspectores toman el autobús o el tren, los pasajeros miran en sus bolsos y les muestran su tarjeta de transporte.

Algunos obtienen viajes gratis porque saben muy bien que no hay control cuando suben; esas personas son llamadas “pasajeros negros”. Los inspectores son corteses con los que tienen su tarjeta de transporte, pero son muy estrictos con los pasajeros negros, haciendo que abandonen el bus inmediatamente. Si esto pasa tres veces, no pueden utilizar el transporte público nunca más. Sin embargo, aún hay pasajeros negros que toman el tren subterráneo sin tarjeta de transporte, esperando no ser detectados.

Cada vez que veo a esos pasajeros negros bajándose del tren subterráneo, siendo puestos en vergüenza, pienso que lo mismo sucederá en el tren para el reino celestial.

En repetidas ocasiones, la Madre nos dice qué tipo de boleto debemos tener para el tren al cielo: el amor entregado, una mente hermosa, el corazón de propietario, y mucho más. “¿Estoy preparado para mostrar con confianza a Dios esos boletos cuando venga repentinamente?” Al pensar en eso, recuerdo en primer lugar a los pasajeros negros cuyos rostros se ruborizan de vergüenza cuando bajan del tren.

“Velad.” Este versículo de la Biblia toca mi corazón. Quiero permanecer siempre despierta, para poder encontrarme con el Padre con alegría cuando venga con voz de mando junto con sus ángeles.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

La carrera de la fe hacia mi destino, el reino de los cielos
Pensando en el Padre Ahnsahnghong y en Dios madre