Posted by on May 27, 2016 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 1 comment

Pasion de Cristo-ois.com.es3


Jacqueline T L, Malaysia

“Campaña de Donación de Sangre para la Vida con el Amor de la Pascua”. Es la segunda vez que participo junto con los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios

Sociedad Misionera Mundial en este evento tan significativo. En realidad, el año pasado no pude donar sangre debido a cierta razón, y como en mi vida nunca había donado sangre, sentí mucho temor al principio. Sin embargo, al considerar cómo el Padre celestial derramó su sangre en la cruz por nosotros, y también para dar un buen ejemplo a otros hermanos y hermanas que también donan por primera vez, cobré valor para donar.

Ya que era la primera vez que donaba sangre, observé todo el proceso de donación de sangre desde el momento en que la enfermera inyectó una aguja en mi vena hasta que la sacó. Hay una parte que más recuerdo, que es el principio, cuando la enfermera inyectó una aguja muy larga y muy fina en mi piel. Fue doloroso. Y cuando tomó otra aguja muy gruesa, casi me desmayo. Pero inesperadamente, cuando la aguja llegó a mi vena, no sentí nada, y se fue el temor.

Comprendo que no sentí dolor por la anestesia. Sin embargo, al pensar en lo grandes y terribles que eran los clavos hace dos mil años, que hasta atravesaron los huesos de las manos de nuestro Padre celestial, el sufrimiento que atravesó solo por sus amados hijos pecadores, definitivamente no puede compararse con el pequeño dolor que experimentamos en la donación de sangre. Es realmente el amor celestial que solo Dios, nuestros Padres celestiales, pueda sacrificarse por nosotros hasta la muerte.

Cuando ayudamos a otras personas, a veces podríamos ser soberbios, como si fueramos grandes y fuertes, pensando que otros pueden recibir ayuda por nuestra habilidad. Sin embargo, sin entendimiento, realmente somos muy débiles. Los pecadores del cielo solo podemos recibir la sangre de la pascua del Padre y la Madre celestiales, y ser redimidos de la cadena del pecado y de la muerte.

La razón por la que donamos sangre es salvar vidas. Del mismo modo, el Padre y la Madre celestiales han venido en la carne en esta última época y están dispuestos a donar su preciosa sangre a sus hijos pecadores para salvar sus vidas espirituales. Por lo tanto, los pecadores que estamos muriendo, debemos recibir la sangre de la pascua solo de los Santos Donantes, que son nuestro Padre y nuestra Madre, guardando la pascua. Y también debemos guiar diligentemente a más de nuestros hermanos y hermanas que se perdieron del cielo, a nuestro Padre y a nuestra Madre celestiales, los Santos Donantes de la sangre de la pascua, para que puedan ser salvos.

La pascua contiene la preciosa sangre de Dios y su amor. Haré mi mayor esfuerzo por proclamar las buenas nuevas de la pascua a todas las personas para salvar sus almas, confiando en el Padre y en la Madre.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

La sabiduría y la insensatez
La labor que debemos hacer ahora según las palabras de Dios madre