Posted by on Jul 8, 2016 in DESTACADOS | 4 comments

Hillary Clinton1-ois.com.es

Everett Collection


En una carrera, para a ser el próximo Comandante en Jefe y Jefe Supremo de los Estados Unidos, que ha captado la atención del mundo, Hillary Clinton es la primera mujer en asegurar la candidatura presidencial demócrata. Hillary Clinton pronunció su discurso de victoria en la noche del martes agradeciendo a sus seguidores y afirmando que esto marca un hito para las mujeres y una mujer, en particular, de quien dijo fue su inspiración: su difunta madre.

Aunque ocho años antes, cuando se le concedió la primaria demócrata al actual presidente electo Barack Obama, Hillary Clinton declaró en un discurso cargado de la importancia histórica de su logro como la primera candidata presidencial, que lo que una vez estaba tan extraordinariamente cerca, era ya una realidad. En presencia de su familia y seguidores, Hillary Clinton rindió homenaje a su madre, Dorothy Rodham, diciendo: “Desearía que ella pudiera ver a su hija convertirse en candidata del Partido Demócrata”.

Tras su discurso, Brian Fallon, secretario de prensa de Clinton, comentó: “Creo que lo que han escuchado hoy, ha sido lo que ha estado en su mente desde hace mucho tiempo”.

Hillary Clinton convirtió parte de su discurso de la victoria del martes en un homenaje a su heroína: su madre.

Expresó que deseaba que su madre estuviera viva para que presenciara la celebración del martes.

“Desearía que pudiera ver la maravillosa madre en que se ha convertido Chelsea, y que conociera a nuestra hermosa nieta Charlotte”, manifestó Clinton. “Y, por supuesto, desearía que pudiera ver a su hija convertirse en la primera mujer nominada a la presidencia por el Partido Demócrata.”

Todos conocemos el dicho de que detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer. Pues bien, ahora sabemos que detrás de toda gran persona, hay una madre. Todos tenemos a nuestra madre que nos crio y cuidó de nosotros y nos llevó por el camino correcto para que pudiéramos estar donde estamos hoy. Y nuestra madre también tuvo a su madre, y su madre a su madre. Y cuando subimos por el árbol genealógico llegamos a la madre de todos los vivientes, Eva.

Génesis 3:20 “Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes.”

Cuando Dios hizo al hombre y a la mujer, los creó a su imagen, conforme a su semejanza. Adán fue creado a la imagen masculina de Dios, a quien llamamos Dios Padre; entonces, ¿a imagen de quién fue creada Eva, que también fue creada a la imagen de Dios?

Génesis 1:26-27 “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza […]. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”

No hay duda de que Eva fue creada a imagen de Dios Madre. Así como tenemos una madre física que nos dio a luz, tenemos una Madre espiritual que nos dio la vida espiritual. La Biblia dice que Dios nos escogió antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4) y que reinaremos en el reino de los cielos por los siglos de los siglos (Apocalipsis 22:5).

Para que podamos llegar a ser los hijos de Dios que reinarán como el sacerdocio real, nuestra Madre celestial ha venido a la tierra en la carne y está buscando a todos sus hijos. Dios Madre, la Jerusalén celestial, dejó toda su gloria del cielo y descendió a este mundo de pecado, a fin de llevarnos al cielo. La Madre celestial ha sacrificado todo por nosotros. Incluso en este momento, Ella está cuidándonos en sus alas de amor para que estemos seguros en su amor.

Está profetizado que seremos grandes profetas de Dios que heredarán el reino de los cielos, porque detrás de nosotros está nuestra Madre, Dios Todopoderoso. La Madre celestial es la razón por la que podemos recibir la salvación y la vida eterna.

Ya que se nos ha dado la bendición de salvar a todos los siete mil millones de personas en todo el mundo, encontremos rápidamente a todos nuestros hermanos y hermanas perdidos, para que podamos hacer sonreír a nuestra Madre y volvamos a nuestra patria celestial para estar con nuestro Padre celestial Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre. Del mismo modo como somos todo para nuestro Dios Madre, dejemos que Ella sea nuestra heroína y todo para nosotros.

Toda la gratitud, alabanza, gloria y honor sean a nuestro Dios Padre Ahnsahnghong y a Dios Madre.

Gálatas 4:26 “Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.”

El caballo de Troya, el software malicioso disfrazado de cordero
El vuelo más largo del mundo - Cristo Ahnsahnghong y la Madre celestial