Posted by on Jul 11, 2016 in DESTACADOS | 3 comments

caballo de Troya1-ois.com.es

En la Ilíada de Homero, aparece el caballo de Troya que desempeñó un papel determinante en la victoria de Grecia, para derrotar a Troya. Grecia asedió esta ciudad durante diez años, pero no lograba tomarla. Con el fin de derrotar a Troya, Grecia ideó una estrategia. Los griegos construyeron un enorme caballo de madera y unos 30 soldados se escondieron en su interior, y el resto de ellos simuló retirarse. Los troyanos, creyeron que los griegos finalmente se habían retirado, por lo que consideraron al caballo de madera como un símbolo de victoria, y lo introdujeron en la ciudad para la celebración. Pero aquella noche, los soldados griegos que estaban escondidos, salieron del caballo y abrieron las puertas de la ciudad y permitieron la entrada del ejército griego, así Troya cayó y la larga guerra finalizó con el triunfo de Grecia.

En la actualidad, el caballo de Troya o troyano es más conocido como un software malicioso en informática. Dicho nombre proviene del hecho de que los soldados griegos destruyeron Troya saliendo del caballo de madera en el que se habían ocultado, pues este programa se introduce ocultamente mientras el usuario no se da cuenta. Este se disfraza como si fuera un programa útil lo que estimula al usuario a instalarlo sin precaución y finalmente brinda a un atacante acceso remoto al equipo infectado. Al igual que el caballo de Troya, lleva oculto un acceso para ocasionar un grave daño.

La manera de actuar de Satanás es muy similar a esta. Satanás es quien sedujo con astucia a Adán y Eva desde en el antiguo huerto del Edén. Aunque hablaba palabras contra Dios, las disfrazaba para que parecieran más tentadoras y buenas que las palabras de Dios a los oídos de Eva, para que esta no advirtiera que esas palabras la conducirían a ella y Adán a la muerte. Es como el caballo de Troya que engaña a los usuarios disfrazándose como un programa útil, pero que al ejecutarlo provoca serios daños.

Si alguien sigue las palabras de Satanás, le espera un resultado terrible, cuyo daño es mortal. La razón es que Satanás habla para matar mientras que Dios habla para salvar. Sin embargo, las palabras de Satanás parecen muy dulces y plausibles. Por eso, Eva también cayó en la tentación. Si Satanás no la hubiera engañado con palabras que parecían buenas, ella habría guardado las palabras de Dios. Pero Adán y Eva siguieron las palabras de Satanás dejando las de Dios y este hecho les causó la muerte.

Hasta ahora, Satanás sigue engañando, disfrazándose y seduciendo con palabras tentadoras con el fin de matar nuestras almas para hacernos seguir sus palabras en lugar de las de Dios.

Veamos un ejemplo sobre el Día de Reposo.

“Acuérdate del día de reposo para santificarlo” (Éx. 20:8). Este es el cuarto de los Diez Mandamientos. Aunque Dios ordenó que nos acordáramos del Día de Reposo para santificarlo, actualmente numerosas iglesias no lo celebran porque guardan el culto dominical que es un mandamiento creado por los hombres.

Se excusan diciendo que el Día de Reposo y el domingo tienen solo un día de diferencia y que el domingo fue el día en que Jesús resucitó. Ellos nos hacen seguir otras palabras que no son las de Dios aseverando que lo serviremos mejor guardando el culto dominical…

Sin embargo ¿qué resultado tendremos al aceptar y guardar el culto dominical en lugar del Día de Reposo? No será distinto que el final del huerto del Edén puesto que el culto dominical es como el caballo de Troya que Satanás inventó para matar nuestras almas.

El mandamiento de Dios contiene la promesa de vida para nosotros, pero los mandamientos de hombres no.

Por lo tanto, Jesús anunció claramente que los que no hacen la voluntad de Dios, jamás podrán entrar en el reino de los cielos.

Mateo 7:21-23 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”

Además enfatizó que hacer la voluntad de Dios es el único camino para la salvación ya que solo los que siguen las palabras de Dios pueden entrar en el reino de los cielos. Aunque digamos creer en Dios o hayamos desempeñado el papel de profetas, si no hacemos la voluntad del Padre, Dios dirá que nunca nos conoció y no nos permitirá entrar en el reino celestial.

El apóstol Pablo también advirtió sobre este asunto.

Gálatas 1:6-9Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.”

Él afirmó que si alguien predica un evangelio diferente fuera del evangelio dado por Dios, sería anatema.

Tal vez los mandamientos de hombres pueden parecer mejores y racionales a nuestros ojos. Es similar al fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal que parecía bueno para comer, agradable a los ojos y codiciable para alcanzar la sabiduría a los ojos de Eva. Pero en realidad, es como el caballo de Troya que Satanás ha dejado para engañar nuestras almas. Si lo aceptamos considerando que es una pequeña diferencia y pensamos que Dios entenderá todo porque es Dios de amor, ese pensamiento nos conducirá a la muerte de nuestra alma.

La Biblia advirtió estrictamente que no añadamos ni quitemos de la palabra de Dios.

Apocalipsis 22:18-19Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.”

Si seguimos a Dios guardando sus palabras de vida sin añadir ni quitar, podremos proteger nuestras almas de cualquier engaño de Satanás sin caer en tentación y llegaremos al reino de los cielos.

Cristo Ahnsahnghong nos libró de la muerte restaurando la Pascua del nuevo pacto
La primera mujer en lograr la candidatura presidencial de los Estados Unidos rinde homenaje a su madre