Posted by on Aug 16, 2016 in BLOG, DESTACADOS | 7 comments

origen de amor es Dios Madre1-ois.com.es

A este empleo se le denomina administrador situacional. Dicha función requiere excelentes técnicas de negociación, técnicas de relaciones humanas, ciencias médicas, finanzas, habilidades culinarias etc., el área de la labor asignada es muy extensa. El horario de trabajo es de 24 horas al día, los 7 días de la semana y los 365 días del año. No se descansa ni una hora. Y tampoco se recibe ninguna remuneración. ¿Qué le parece esta ocupación? Creerá que es la labor más difícil del mundo. Y también pensará: “¿Quién tendrá este trabajo?”. Sin embargo, quien ocupa este cargo está muy cerca de nosotros. ¿Quién será? Es nuestra madre.

Se dice que una madre tiene 25 horas al día. Ella siempre se mantiene ocupada durante los 365 días del año y no descansa ni una hora para cuidar y mantener a sus hijos. Y si sus hijos corrieran algún peligro, daría hasta su vida sin escatimar nada para salvarlos.

Una vez se llevó a cabo una encuesta con el tema: “¿Cuál es la palabra más hermosa del mundo?”. Esta fue dirigida a 40 000 personas en unos 102 países. Hubo una palabra que la gente eligió dejando a un lado las palabras “amor”, “felicidad”, “sonrisa”, etc. Fue la palabra “madre”. Es porque las palabras que por lo general agradan a la gente como “amor”, “felicidad”, etc., se derivan del término madre.

En el centro del corazón humano, siempre está grabada la palabra “madre”. ¿Acaso no será que respaldamos ese nombre instintivamente porque recibimos su consuelo y sabemos que ella es la que más nos ama? Cuando estamos en peligro o enfermos, el primer nombre que recordamos es “madre”. Hemos recibido la vida de nuestra madre y al crecer, aprendemos las cosas más importantes del mundo a través de ella.

Pese a que nos lo da todo, siempre lo considera insuficiente. Aunque cometemos errores, se culpa a sí misma y abraza gustosamente hasta nuestros defectos. Además, recibe todas nuestras quejas y ama nuestros aspectos defectuosos. No existe otro ser como ella.

Nuestras madres recibieron amor de sus madres, las cuales a su vez lo recibieron de sus madres. Buscando a todas ellas, podemos encontrar a nuestra Madre celestial.

La razón por la que se nos grabó el nombre “madre” en el corazón, es para hacernos entender a la Madre de nuestros espíritus.

Romanos 1:18-20Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.”

Apocalipsis 4:11 “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.”

Al ver todas las cosas creadas, observando que todos los seres vivientes han recibido la vida y el amor de sus madres, podemos entender la existencia de la Madre que nos da la vida espiritual y su amor eterno. Dios, que nos creó, son Dios Padre y Dios Madre.

Génesis 1:26-27 “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.  Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”

Dios no se refirió a sí mismo como “yo” sino como “nosotros”. A través del hecho de que el varón y la mujer fueron creados a la imagen de Dios, podemos reconocer la existencia de Dios Padre y Dios Madre. Los Dioses que existieron desde antes de la fundación del mundo y nos crearon son Dios Padre y Dios Madre.

En esta época, Dios Padre y Dios Madre nos están llamando para darnos la vida eterna. La Madre celestial vino a esta tierra para darnos la vida. Para darnos nuevamente la vida a sus hijos que estábamos destinados a morir por el pecado que cometimos en el cielo y concedernos una nueva vida con su amor abrazando nuestros pecados, vino la Madre de nuestros espíritus.

Apocalipsis 22:17  “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.”

Apocalipsis 21:9-10 “Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.  Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,”

Gálatas 4:26 “Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.”

 La Biblia nos testifica que la Esposa que nos da el agua de la vida en esta última época, la Jerusalén que descendió del cielo, es la Madre de todos nosotros. Es decir, la Madre celestial, Dios Madre.

En esta época, debemos conocer a la Madre celestial para ser salvos sin falta.

Vengan a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial donde está Dios Madre. Ella les dará la vida eterna y su inmenso amor.

Con el corazón del labrador
La obra de María de respetar a Cristo con todo su corazón