Posted by on Sep 1, 2016 in FRAGANCIA DE SION | 7 comments

considrando el coarazn de Dios Madre1-ois.com.es


YG Kim, Corea

Tengo una maestra asistente, pero ya que tengo que enseñar a 130 estudiantes de primer a sexto año, a menudo siento que es demasiado para mí.

Algunos estudiantes acusan a otros, diciendo: “¡Maestra, él hizo esto!” Y algunos de pronto hablan de lo que les ha pasado, diciendo: “Maestra, adivine qué me pasó hoy”. Guiando la clase y controlando a los niños al mismo tiempo, mi voz se volvió ronca.

Para empeorar las cosas, me resfrié. Me dolía la garganta y tosía. De vez en cuando paraba de hablar en plena clase por la tos. Pero cada vez que sucedía, algunos niños me preguntaban: “¿Por qué no nos enseña?” o algunos niños me pedían que les leyera un libro de cuentos en inglés. Me sentía mal por no enseñarles correctamente por estar enferma, pero también estaba un poco decepcionada por su comportamiento.

Pero algunos estudiantes mayores se preocuparon por mí.

“Maestra, ¿está bien? ¿Por qué ha venido a la escuela estando tan enferma?”

Después que la clase terminó, me senté en el salón, pensando en la Madre celestial, y me eché a llorar. Es muy difícil y agotador enseñar a algo más de 100 estudiantes. No puedo ni imaginar lo difícil que será para la Madre cuidar a los incontables hijos dispersados en todo el mundo.

Agacho la cabeza de vergüenza, pues el comportamiento infantil de algunos niños me recuerda mi propio comportamiento y cuánto me quejo ante la Madre. Así como algunos niños entendían mi dolor y me animaban, me gustaría dar al menos un poco de consuelo a la Madre.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Sonrisa genuina contra sonrisa falsa – Fragancia de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial
Podemos entender el amor de Dios Madre viendo el amor de la madre terrenal