Posted by on Sep 21, 2016 in DESTACADOS | 2 comments

postre1-ois.com.es

Me gustaría tener dos estómagos, entonces podría comer más alimentos, y los disfrutaría más porque me encanta la comida.

¡La variedad de comida en este mundo es interminable! El otro día fui al bufé de un hotel (el mejor bufé en mi opinión) con mi familia y fue increíble. El bufé fue sumamente recomendado por mis amigos. Había carne, pasta, sushi, todo lo que nombraba, estaba allí. Las imágenes de la comida estaban fuera de este mundo y todo parecía que era digno de un rey.

Cuando voy a un bufé tengo una cierta tradición que sigo que me permitirá maximizar la cantidad de comida que como además de poder consumir la gastronomía que me parece la más tentadora, hasta el punto de comer tanto que creo que me voy a desmayar.

Se podría pensar que una persona puede mostrar algún autocontrol si las costuras están a punto de reventar, pero luego viene la parte más importante de nuestra expedición al divino y delicioso banquete. El postre. ¿Sabía que incluso cuando usted está lleno, y su estómago está a punto de estallar como la bomba atómica, en realidad puede expandirse para alojar un poco más?

Los alimentos dulces causan un reflejo que expande el estómago. Este se balancea ante la idea de que en realidad está engañándose a sí mismo pensando que no está lleno cuando realmente lo está. Mi desencadenante es el postre. ¿De dónde vino esta costumbre de comer postre después de la comida?

No tengo idea y no me interesa, solo me conformo con él hasta que regrese a mi patria natal. El bufé de postres fue igual o más impresionante que la cena bufé.

Todo tipo de colores que acentuaban todos los gustos para deleitar el paladar a cada tipo de textura epicúrea a la boca y una explosión de intensos sabores estaba esparcido ante su servidor. Me sentía como Homero Simpson cada vez que piensa en la comida (hum… comida); pensé que estaba en el cielo. Las palabras: “Pensé que estaba en el cielo” me hicieron reflexionar. ¿Fue esta expresión un indicio para experimentar un poco el sabor del cielo antes de ir allí?

Las palabras: “Esto sabe como el cielo”, “un poco de cielo”, creo que estoy en el cielo” todas estas expresiones se utilizan para explicar el placer de comer en esta tercera roca distante del Sol. Pero cuando piensa en ello, al igual que hay buena comida en este mundo, también existe la que no lo es.

Imagínese, si desea, una cena de carne cocida, con una guarnición de patatas al horno con todos los adornos, unos espárragos al vapor ligeramente salteados con mantequilla… ahora imagínese una rebanada de pan de hace una semana que ha estado fuera demasiado tiempo con un poco de jamón con moho… estoy seguro de que preferiría la primera que la segunda. En cualquier caso, hay una gran diferencia en la comida, incluso en esta tierra. Esa diferencia es como un diamante y un trozo de vidrio. Si existe esa gran diferencia de comida aquí en la Tierra, entonces ¿cuánto más increíble será el sabor de la comida del cielo?

Apocalipsis 22:1-2 “Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.” 

Este es el alimento espiritual que Dios Padre Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre han preparado para nosotros en el cielo y será francamente asombroso. ¿Puede usted imaginar el sabor, la textura y el color de la comida del cielo? Incluso la comida en Sion (IDDSMM) es increíble en comparación con la comida terrenal. Si la comida y la bebida celestial es algo que no he experimentado con la comida y la bebida de esta tierra… y sé que es diferente… bueno, todo lo que puedo decir es que tengo una imaginación muy grande. Gracias Cristo Ahnsahnghong y Madre celestial Nueva Jerusalén por su amor y gracia.

El Día de la Independencia Espiritual
Pastorea las ovejas de Dios con el corazón de la Madre lleno de amor y sacrificio