Posted by on Nov 2, 2016 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 2 comments

misión de evangelio1 -ois.com.es


OB Joo, Corea

Mi hija, que creció en la verdad desde que era niña, se ha convertido en estudiante universitaria. Durante sus primeras vacaciones que tuvo como estudiante universitaria, hizo el plan de predicar el evangelio con otros universitarios que tenían la misma voluntad.

Desde que empezaron las vacaciones, regresaba a casa de noche casi todos los días. Aunque debía estar cansada, siempre transmitía la fragancia de Sion con una mirada alegre.

“¿No fue duro predicar bajo el sofocante sol?”

Aunque sabía que ella estaba acumulando bendiciones en el cielo, al ver su rostro bronceado, de pronto las lágrimas brotaron de mis ojos.

“Mamá, ¿está llorando?”

Mi hija también se conmovió hasta las lágrimas. Me sentí orgullosa de mi hija que decía que estaba feliz de vivir diligentemente durante las vacaciones y quería complacer a la Madre celestial llevando sin falta buenos frutos. Pude comprender, al menos un poco, el corazón de la Madre que ora por nosotros sin descanso: la Madre celestial se complace cuando ve a sus hijos trabajando duro para el evangelio, y también se siente preocupada. Prometo cuidar de mis hermanos y hermanas que son más preciosos que el mundo entero, con el corazón de la Madre.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

la necesidad de revisar
Dueño de nuestras almas