Posted by on Nov 5, 2016 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 4 comments

revisión1-ois.com.es


DY O, Corea

Antes, cuando trabajaba en un departamento de administración de vehículos en una compañía de autobuses, recibí una clase educativa acerca de los neumáticos. Aprendí que lo que causa que se desinfle un neumático que pesa más de 100 kg, no es algo grande. Si un objeto filudo o cortante como un clavo se queda atascado en el neumático, el aire sale poco a poco a través de una fina grieta. Si el conductor del vehículo no lo nota y sigue conduciendo, el neumático que tiene un agujero puede causar un accidente grave o no tan grave. Por eso necesitamos revisar frecuentemente el neumático.

La forma de revisar el neumático es sorprendentemente sencilla. Antes de conducir un automóvil, el conductor debe revisar el neumático con los ojos y con un martillo, golpeando el neumático para ver si existe el sonido de una fuga de aire. A pesar de este simple método, los accidentes automovilísticos ocurren muy a menudo debido a problemas relacionados con los neumáticos; esto proviene de la mentalidad displicente y despreocupada que piensa: “Eso no me va a ocurrir”.

Al pensar en esto, nosotros tampoco debemos descuidar la revisión de nuestra fe. En el desierto de la fe, estamos propensos a encontrar muchos obstáculos. Si los consideramos triviales y los ignoramos, esto podría causar que toda nuestra vida de la fe estuviera en peligro. Esto se asemeja a un pequeño objeto que puede causar que un neumático se reviente.

Como dice el proverbio: “Más vale prevenir que lamentar”, no descuidaré revisar y examinar mi fe. Haciendo esto, llegaré a salvo al destino adonde el Padre y la Madre me guían.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Con el amor filial
Los hijos que complacen a la Madre celestial