Posted by on Sep 18, 2017 in BLOG, FRAGANCIA DE SION | 14 comments

pampanos1


Lee H Y, Corea

“Dios existe.”

Mi fe en la existencia de Dios me guio a una iglesia. Ya que pensaba que la gente que creía en Dios e iba a la iglesia tenía que ser honesta, yo también intentaba llevar una vida honesta todos los días.

Un día, llegué a conocer la Pascua mientras escuchaba un sermón en la iglesia. Tuve curiosidad por saber por qué mi iglesia no guardaba la Pascua que Dios consideraba tan importante y cuya importancia enfatizaba. Deseando encontrar una iglesia que guardara la Pascua, miré alrededor, pero no pude encontrarla. Pregunté a una amiga, que había creído en Dios más tiempo que yo, pero no pudo darme explicaciones.

Por ese tiempo, una nueva vecina se mudó junto a mi casa. Ya que ella me contó que asistía a una iglesia, le pregunté sobre la Pascua. Para mi sorpresa, me la explicó detalladamente; mi sed quedó saciada. Lo más sorprendente fue que su iglesia, llamada Iglesia de Dios, guardaba la Pascua basándose en la Biblia.

Nos conocimos más, y recibí la bendición de una nueva vida. Poco tiempo después de haber recibido una nueva vida, llegó la época de cosechar uvas. Como yo tenía una viña, estaba muy ocupada durante la época de la cosecha. Para ayudarme con la cosecha, los hermanos y hermanas de Sion vinieron a la viña que estaba muy lejos de Sion.

Me emocionó la manera en la que me prestaron ayuda voluntariamente aunque nunca antes habían cosechado uvas. Me emocionaba aún más mientras guardaba las fiestas del nuevo pacto.

El tiempo pasó, y la época de la cosecha llegó nuevamente. He cosechado uvas durante muchos años, pero este año lo sentí diferente porque había comprendido el amor de Dios.

A diferencia de otras frutas, en el caso de las uvas, los frutos brotan primero, las flores florecen, y luego los frutos maduran. Cuando salen los brotes, salen dos al mismo tiempo de una rama. Entonces es necesario romper uno de los dos brotes para que todos los nutrientes puedan dirigirse a uno solo.

En ocasiones quitamos algunas uvas para poder obtener mejores uvas en la época de la cosecha. Mientras hacemos esto, siguen saliendo nuevos brotes. Para obtener buenas uvas, es necesario seguir rompiendo los brotes. También se debe cubrir las uvas con bolsas de plástico para protegerlas de las plagas y las tormentas. Los agricultores están muy ocupados hasta cosechar buenas uvas. Ellos siempre cuidan muy bien de ellas, deseando cosechar las mejores uvas.

Ahora entiendo por qué Dios compara a su pueblo con los pámpanos de las vides. Creo que es porque necesitamos el amor y la preocupación infinitos de Dios hasta madurar como buenos frutos. Creceremos como buenos frutos espirituales cuando hayamos bebido por completo las palabras del agua de la vida y venzamos todas las dificultades bajo la protección de Dios.

Bajo la sofocante luz del sol del verano, derramo sudor llena de gozo y felicidad en la viña. Estoy emocionada porque obtengo más y más comprensión al cuidar de las uvas. Me gustaría guiar a la verdad a muchas almas que están a mi alrededor y crecer juntos como buenos frutos en Sion.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Para salvar a los seres humanos que son como gusanos
Cuando la Madre dice: “Ven”