Posted by on Jan 2, 2015 in BLOG, CUENTOS | 4 comments

En el siglo xiii, el famoso explorador italiano Marco Polo fue a la China, que en ese tiempo era una misteriosa parte del mundo, y vivió allí 17 años.
Cuando regresó a su país, escribió “Los Viajes de Marco Polo”.

shutterstock_167731961Cuando estaba cerca de enfrentar a la muerte, sus amigos vinieron a visitarlo y le reprocharon.
—Lo que escribiste en tu libro no tiene ningún sentido. No podemos creer lo que está escrito en él. Por favor cuéntanos la verdad. Dinos que todo eso es producto de tu imaginación.
—No, todo lo que escribí en mi libro es verdad. En realidad, no pude escribir ni la mitad de lo que vi y experimenté allá —respondió Marco Polo.

El cielo es exactamente igual.
No es imaginación, sino realidad.
La Biblia es “Los Viajes por el Cielo” que Dios nos ha dado.
Si estudia la Biblia con un corazón humilde, podrá encontrar los secretos del reino de los cielos, la eterna patria de la felicidad.

 

 

No he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.(Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial)
¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?(Ahnsahnghong)