El mundo irreal


Melche C. , Filipinas

Soy estudiante universitario. En cada sesión que tenemos los estudiantes, tratamos de interpretar varios episodios con algunos temas como las cosas que han sucedido. De acuerdo al guion dramatizado, actuamos y lo filmamos. Cuando hacemos el trabajo en grupo, decidimos quién será el protagonista, los actores de reparto y también quién hará el papel de villano. Cuando terminamos de tomar las decisiones, distribuimos los libretos según nuestros roles y nos preparamos para la filmación, memorizando nuestras líneas para el día siguiente. Antes de filmar, preparamos con anticipación los materiales y la utilería que se necesitarán en las escenas. Cuando los actores están a punto de actuar, todas las cosas ya han sido colocadas en su lugar respectivo.

Todos los miembros del personal, incluyendo el director, apoyan a los actores durante la filmación. El director guía a los actores y corrige sus errores. Cuando ve algo extraño en la acción, en la voz o en la manera de hablar del actor, dice de inmediato: “Corten”. Durante el rodaje, el director indica a los actores cómo pueden mejorar su actuación. Cuando los actores siguen sus instrucciones, procurando actuar mejor al corregir sus errores, la toma culmina exitosamente.

Un día, mientras actuaba, de repente reflexioné sobre mi vida de la fe en el Padre y la Madre celestiales. Me di cuenta de que el mundo donde vivo es un mundo irreal. Así como repito las mismas líneas cuando actúo en las películas, repito continuamente la rutina diaria de alistarme para ir a la universidad por la mañana y regresar a casa sintiéndome cansado. Ya que este mundo es irreal, las cosas son limitadas y no hay nada nuevo ni felicidad verdadera.

Así como un director dirige todo lo relacionado con la película y supervisa agobiado a los actores hasta que termine el rodaje, el Padre y la Madre celestiales me están guiando al reino de los cielos; Ellos me alimentan con las palabras hasta que grabe la verdad en mi corazón y corrija mis errores e imperfecciones. Además, soportan el dolor y el sacrificio, esperando que lleve el fruto del Espíritu Santo.

Solo me siento apenado y avergonzado ante el Padre y la Madre celestiales que han sido heridos y agobiados por este rebelde pecador. Aunque no soy digno de su santo y grande amor, el Padre y la Madre nunca han abandonado mi alma y me han rescatado del poder del mal.

En la tierra, nuestra vida es como la actuación, y yo no soy más que un actor. Satanás el diablo es el villano que distrae nuestras almas, y los ángeles que nos alientan en el mundo invisible desempeñan el rol del público.

Ahora sé qué debo hacer en este mundo. Debo corregir mis faltas y mis errores para no repetirlos, y esforzarme en obedecer las lecciones del Padre y la Madre celestiales, quienes son nuestros directores espirituales. Es porque solo de esta manera puedo ser mejor y regresar al mundo real, nuestro hogar celestial, después de terminar exitosamente la toma en este mundo irreal.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

La Exhibición Literaria y Fotográfica “Nuestra Madre”
El día que limpié el establo
Share

1 thought on “El mundo irreal

  1. Siguiendo al Padre y la Madre celestial podemos entrar en el reino de los cielos. porque solo Dios Padre y Dios Madre saben el camino de vida y pueden guiarnos al cielo. Seguiré a Dios Elohim quien es mi director hasta el fin con obediencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *