Para ser un hijo de Dios Madre que tenga la fragancia de Cristo

servicio volumtario1-ois.com.es


OK Kim, Corea

En una ocasión, participé en la campaña de limpieza realizada en el monte Gwanak.

El monte Gwanak tenía buenas instalaciones y se veía limpio. No parecía que hubiera mucha basura que recoger, así que decidí cruzar entre los arbustos y llegué a una colina. Al principio, no vi mucha basura allí tampoco, porque el césped era bastante frondoso.

Pero cuando me acerqué más, me di cuenta de que estaba equivocado. Recogí un cristal que encontré entre la hierba, y entonces vi otra botella al lado, y me di cuenta de que había una bolsa de plástico, y envolturas de galletas, y botellas de plástico y mucha más basura. Sentí que estaba en un vertedero. Continué recogiendo basura allí, y no pude dejar ese lugar hasta que llegó la hora de terminar.

Mientras recogía la basura me examiné a mí mismo. Quizá mi exterior se vea limpio, pero mi corazón podría estar lleno de la naturaleza pecadora y podría estar corrompiéndose. Si algún día se manifiesta toda la naturaleza pecadora que ha estado almacenada en mi interior, tal vez hieda aún peor que el basurero.

Deseo ser un hijo de la Madre que tenga la fragancia de Cristo tanto por fuera como por dentro. Araré toda la tierra seca y baldía de mi corazón y la llenaré de la limpia agua de la vida para que se convierta en un campo hermoso.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Buscando a mi hijo comprendí el corazón de Dios Madre
Amemos mutuamente con bellas palabras como la enseñanza de Dios Madre
Share
, , , , , , , ,

1 thought on “Para ser un hijo de Dios Madre que tenga la fragancia de Cristo

  1. Cuando llego a mi casa ordenada, me siento alegre pero si está desordenada, siento incómoda. Cuando estamos limpios con el agua de la vida, todo nuestro alededor e incluso nosotros mismos sentiremos muy alegre. Buen corazón y rostro sonriente saldrán naturalmente si estamos siempre gozosos desde lo profundo de nuestro corazón. Doy gracias al Padre y a la Madre por darnos siempre la alegría en abundancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *