Un regalo para la madre

regalo para madre1-ois.com.es

Cuando se acerca el día de los padres cada año, viene a mi mente un hermoso recuerdo.

Cuando mi hija cumplió siete años de edad, me obsequió una carta con un diseño muy bonito, y me entregó un pequeño regalo en la mañana del día de los padres. La carta que escribió con su mano temblorosa estaba llena de su amor. Y cuando abrí la caja del regalo, había un pequeño anillo que apenas entraba en mi dedo meñique.

“Oh, es hermoso. ¿Dónde lo compraste?”

“Por ahí. Lo compré en una tienda de artículos.”

Aunque no era de mi talla ni era de mi estilo, usé el anillo por una semana y me jactaba diciendo que era un regalo de mi hija. Cada vez que veía el anillo, sonreía.

Dos años después, en el día de mi cumpleaños, susurré a los oídos de mi hijo de seis años.

“¿Qué me darás por mi cumpleaños?”

“Un hanbok (vestido tradicional de Corea) y dinero.”

Mi hijo fue a su habitación y salió con un sobre. Cuando abrí el arrugado sobre, había un hanbok de cartón con papeles coloreados y un dólar. Aunque no pude vestir el hanbok, me sentí muy contenta de recibirlo. Pensar que había preparado ese hanbok con tanto esfuerzo y con sus lindas y pequeñas manos, me conmovió mucho.

A través de mis hijos entendí una vez más que el corazón de hacer algo por los padres, les agrada mucho, muy aparte del valor del objeto.

¿Qué puedo hacer por mi Padre y mi Madre celestiales? Quiero ser una hija de Dios con la que Él esté agradecido cuando piense en mí.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

¡La razón de que los miembros de la Iglesia de Dios sonrían ampliamente!
Buscando el tesoro más valioso del mundo
Share
, , , , , ,

1 thought on “Un regalo para la madre

  1. Dios es nuestros padres celesitales.
    Aunque no hagamos mucho para nuestros padres, si les muestra poco el corazón de amar a ellos, podrán estar agradados.
    Es lo mismo, si hacemos algo por los padres espirituales,les agradará mucho, sin hacer caso de su valor.
    Aunque hagamos hacer mucho, ¿cuánto podríamos hacer a los padres celestiales? Sin embargo, lo que Dios nos entregó la misión de predicación a los 7 mil millones de personas, ¿Acaso no quería ver nuestros corazónes?
    No soy nada que pueda hacer para esta grande misión de predicación, pero para agradar a Dios Padre y a Dios Madre haré al menos que sea algo pequenito.
    Amo a Dios Padre Ahnsahnghong y a Madre celestial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *